Santa Cruz de Tenerife

Pedro Solbes prevé que el crecimiento económico "toque fondo" en 2009

El ministro solicitó a empresarios y sindicatos que, en el marco del diálogo social, acuerden un reparto "equilibrado" de los beneficios empresariales y los costes salariales, para hacer frente a la actual coyuntura. Pidió tranquilidad para afrontar las dificultades y recordó que los soportes de la economía son "sólidos".
AGCIAS./EL DÍA, Madrid/Tfe.
29/jul/08 7:06 AM
Edición impresa

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, compareció ayer en el Congreso para hablar de la situación económica actual y de las actuaciones del Ejecutivo para afrontarla.

Solbes pedió tranquilidad para afrontar las dificultades actuales y recordó que los soportes de la economía, que aún son "sólidos", permiten ser "razonablemente optimistas" de cara al futuro sin dejar de reconocer "la gravedad" de la situación.

Solbes reiteró que el crecimiento "tocará fondo en 2009" y que volverá a repuntar a lo largo de 2010, año en el que se debería recuperar una tasa del 3%. Según Solbes, dicha recuperación a partir de 2009 será posible si se normalizan los mercados financieros internacionales y si se estabiliza el precio del petróleo.

El vicepresidente también pidió a empresarios y sindicatos que, en el marco del diálogo social, acuerden un reparto "equilibrado" de los beneficios empresariales y los costes salariales, para hacer frente a la crisis económica.

En su comparecencia, Solbes reclamó a "todos", incluido el sector privado y el conjunto de las administraciones públicas, un esfuerzo conjunto para afrontar la "gravedad" de la actual situación económica. "En la medida en la que cada uno asuma su responsabilidad, evitaremos un deterioro adicional de la economía", señaló el vicepresidente, quien recordó que ayuntamientos y comunidades autónomas gestionan una proporción "creciente" de los recursos públicos. También pidió un esfuerzo adicional al sector privado, y tras destacar la "acreditada capacidad de gestión" de la clase empresarial española, insistió en que el Gobierno no puede acudir al rescate de las empresas con mayores dificultades.

En este sentido, manifestó que son los accionistas de cada empresa, los que han percibido los beneficios en los últimos años, quienes ahora "deberán asumir las eventuales pérdidas derivadas de su actividad".

Pedro Solbes añadió que no sería razonable que el Ejecutivo empleara el dinero de los contribuyentes para ayudar a quienes han tomado decisiones empresariales que, "ya sea por mala gestión o por mala suerte, han resultado poco acertadas".

Poco favorable

El dinero de los contribuyentes, continuó, "no está para ayudar a determinadas empresas cuando llega una etapa poco favorable", no sólo porque se crearían agravios comparativos "difícilmente justificables", sino también porque ayudando a las empresas que no pueden sobrevivir por sí solas "se está desincentivando la necesaria adaptación de la economía a la nueva realidad".

Asimismo, insistió en varias ocasiones en la necesidad de adaptación a la nueva situación, para evitar consecuencias negativas.

Los grupos parlamentarios pidieron ayer a Pedro Solbes que cuente con sus propuestas para intentar moderar los efectos de la crisis económica y coincidieron al considerar que el Ejecutivo no puede afrontar sólo esta situación.

El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, volvió a acusar a Solbes de mentir a la sociedad española al no reconocer "durante más de un año" que había una grave crisis consecuencia, dijo, de la política económica del actual Gobierno.

Por su parte, el portavoz de CiU en la Comisión de Economía, Josep Sánchez Llibre, pidió al Gobierno que "deje de improvisar con medidas con las tomadas hasta la fecha" y de "dilapidar" el superávit "tirando por la ventana" millones de euros en medidas que ya se ha demostrado que no han sido efectivas.