Santa Cruz de Tenerife

La mitad de los españoles cree que la economía familiar ha empeorado

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/jul/08 7:06 AM
Edición impresa

El 68% de los españoles es pesimista con la situación de la economía nacional y casi la mitad, en concreto el 49%, reconoce que su economía familiar se ha deteriorado. Además, el 70% cree que el paro seguirá aumentando, siendo las expectativas sobre el comportamiento del desempleo en 2008, las peores desde 2003.

Así lo refleja una trabajo de campo realizado por Factam para la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) a partir de una muestra de 2.000 entrevistas a ciudadanos mayores de 18 años, efectuadas en la primera semana del pasado mes de junio.

La encuesta, publicada en el último número de los "Cuadernos de Información Económica" de Funcas, revela además que casi nueve de cada diez españoles piensa que los precios han subido mucho o bastante y el 16% estima que aumentarán más rápido en los próximos meses. Algo más de la mitad cree que el crecimiento de la inflación proseguirá al mismo ritmo que en meses pasados.

Esta "doble amenaza" de precios y paro ha llevado al 71% de los encuestados a pensar sin ninguna duda que la tasa de desempleo se incrementará, mientras que sólo el 19% espera que se mantenga el nivel de empleo. Los precios también preocupan, aunque menos. El 50% piensa que la inflación se mantendrá en niveles similares a los actuales, si bien los más pesimistas, el 14%, prevén que se deterioren el paro y los precios.

En otro contexto, Funcas considera en un artículo difundido ayer que el endurecimiento del crédito se prolongará hasta buena parte de 2009 por las expectativas de alzas en los tipos de interés y la incierta situación macroeconómica.

En el último número de "Cuadernos de Información Económica", el profesor Santiago Carbó Valverde señala que la restricción del crédito o "credit crunch" constituye uno de los "más temidos fantasmas de la economía" en momentos de crisis o desaceleración. Las razones de esta restricción descansan, según Carbó, en un problema de confianza en los mercados financieros internacionales originado por el estallido de la crisis de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo en estados Unidos que ha incrementado el coste de la financiación interbancaria. Además, en el caso de España existe un elemento particular derivado de la caída de la actividad en el sector de la construcción y la disminución del valor de los activos inmobiliarios.

Funcas también prevé que el sector exterior deje de restar al crecimiento de la economía española y asegura que su aportación al aumento del Producto Interior Bruto (PIB), hasta ahora negativa, "se irá aproximando a cero" este año y en 2009.