Santa Cruz de Tenerife

Los guardianes del monte

Una docena de agentes forestales forman la Unidad de Montes, que desarrolla la mayor parte de su actividad en el macizo de Anaga. Siempre alerta, más ahora en verano, anta la posibilidad de incendios, su futuro pasa por la especialización.
J. D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.
28/jul/08 6:56 AM
Edición impresa

Agentes forestales o de protección del medio ambiente, guardamontes, guardabosques... Las denominaciones son múltiples para los 12 integrantes de la Unidad de Montes del Ayuntamiento de Santa Cruz, adscritos desde hace dos años a la concejalía de Seguridad y que forman "la policía de los montes" chicharreros. Siempre alerta, y más ahora en verano, ante la posibilidad de incendios, la mayor parte de su actividad la desarrollan, como es lógico, en el macizo de Anaga y su futuro pasa por una gran especialización.

Eduardo González lleva cinco años en el colectivo y ejerce de portavoz. Explica que "intentamos actualizar nuestra imagen y la estructura la forman dos grupos de seis compañeros cada uno con turnos de dos días de trabajo y dos libres. Hay dos jefes de equipo, Sebastián Martín y José Brito, aunque existe la idea de crear un jefe de unidad. Trabajamos de ocho de la mañana a siete de la tarde, los 365 días del año, aunque en épocas de alerta estamos 24 horas".

Eduardo señala que "no hay un cuerpo nacional, aunque estamos en busca de la unificación estatal. Tenemos competencias para denunciar y sancionar, y existen agentes en los siete Cabildos y algunos ayuntamientos. En Tenerife somos los más numerosos".

Eduardo asegura que "nunca se conoce el monte. Gregorio Alonso, conocido por Víctor, es un compañero con 38 años de servicio y lo dice. Nos ha enseñado mucho, igual que otro compañero fallecido, Vicente Hernández, al que recordamos. Anaga es complicado, hay muchos senderos desconocidos, con una orografía difícil y por eso se pierde la gente con facilidad. De ahí la importancia de los sistemas de búsqueda y rescate". Ocupa las dos terceras partes del municipio, "son 11.000 hectáreas, pero no llanas. Hay que acceder a muchos sitios, el 80%, a pie, no hay muchas pistas", añade Eduardo González.

El portavoz de los agentes indica que "en verano tenemos tres grandes funciones. En primer lugar, de junio a octubre, la prevención, vigilancia y detección de posibles incendios para que no pasen de conatos, así como la información a los visitantes. Detectar pronto un incendio resulta clave. La segunda tarea es la extinción en coordinación con todos los recursos. Y en tercer lugar la investigación de la causalidad, que en el 90% de los casos es el ser humano por negligencia o intención. Tenemos funciones de Policía judicial".

Irregularidades.- En un espacio natural protegido como Anaga, resalta González, "hay que vigilar posibles atentados a la flora o la fauna y actuamos como policía administrativa levantando actas de las irregularidades siempre colaborando con Cabildo o Seprona". Agradeció al concejal Hilario Rodríguez "su apoyo a los agentes forestales que ejercemos desde la segunda mitad del siglo XVIII. Últimamente existe una mayor sensibilización de la sociedad en los temas medioambientales".

Casas de la Cumbre.- La Unidad de Montes tiene su sede en Casas de la Cumbre, "un lugar central para responder con rapidez a las emergencias. Nuestro teléfono es el 922690377 y cualquier senderista se puede informar o pedir cita para visitas guiadas. En los últimos años son muchos los vecinos de Santa Cruz y la Isla que hacen senderismo, pero siguen destacando los alemanes, siempre muy documentados sobre Anaga". Los agentes están orgullosos de proyectos como "la recuperación y suelta de la pardela cenicienta desde hace tres años en colaboración con los colegios y el Centro de La Tahonilla". El futuro "es la especialización y trabajamos para formarnos. Por ejemplo, en el control del tráfico". Para Eduardo, "estamos mejor preparados y con más medios que el 31-M, cuando se aprendió mucho. Lo importante es concienciar como hacemos con la gente de Anaga, que quiere sus montes. Es imposible tener un agente detrás de cada árbol".