Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
La Policía responde a un "incidente" en una base militar de EEUU en Inglaterra leer

El Ejército patrulla en Ahmenabad, donde el sábado murieron 45 personas

Unidades del Ejército patrullaban ayer las zonas "sensibles" de la ciudad india de Ahmenabad para evitar disturbios entre hindúes y musulmanes tras el múltiple atentado del sábado, que costó la vida a 45 personas y provocó heridas al menos a otras 145. El grupo Indian Muyahidin se atribuyó la autoría del ataque.
EFE, Nueva Delhi
28/jul/08 6:56 AM
Edición impresa

Unidades del Ejército patrullaban ayer las zonas "sensibles" de la ciudad india de Ahmenabad (oeste) para evitar disturbios entre hindúes y musulmanes tras el múltiple atentado del sábado, que costó la vida a 45 personas.

"La cifra de muertos en las explosiones en cadena se ha elevado a 45 y 145 personas han resultado heridas", declaró el ministro regional de Salud, Jaynarayan Vyas, al término de una reunión especial convocada por el jefe de Gobierno del estado de Gurajat, Narendra Modi.

Una fuente de la Policía de Ahmenabad consultada por Efe telefónicamente dijo, sin embargo, que 37 personas fallecieron y 162 resultaron heridas en la explosión de 16 bombas en distintos puntos de la ciudad. Una fuente diplomática informó a Efe de que no hay constancia de ningún español fallecido en el atentado.

La fuente policial confirmó que los investigadores han hallado y desactivado otro artefacto que no llegó a explotar el sábado.

Mientras, los equipos de investigación continuaban con sus pesquisas -que, de momento, han llevado a la detención para interrogatorio de 30 personas- y unidades del Ejército vigilaban la ciudad junto a refuerzos policiales.

"Como medida de precaución, hemos llamado al Ejército para que patrulle las áreas sensibles de la ciudad", dijo el comisionado adjunto de la Policía, Mohan Jha, quien añadió que la situación está bajo control y no se han registrado incidentes.

En Gujarat existen fuertes tensiones entre las comunidades hindú y musulmana, que estallaron violentamente en febrero de 2002.

Un millar de musulmanes falleció entonces en una masacre protagonizada por radicales hindúes, de grupos afines al primer ministro Modi, sin que la Policía hiciera nada por contenerlos.

Modi llamó el sábado a la calma, pero su Administración teme que se desaten disturbios una vez los cadáveres hayan sido incinerados o enterrados.

Grupo Indian Muyahidin

Un grupo que se hace llamar Indian Muyahidin se atribuyó el sábado en un correo la autoría del ataque, como también hizo en mayo pasado tras el atentado que dejó más de 60 muertos en la ciudad turística de Jaipur (Rajasthan) y anteriormente en otros ataques en el estado norteño de Uttar.

El grupo no se responsabilizó del atentado que el día anterior causó la muerte de dos personas y heridas a otras 12 en la explosión de ocho bombas en la ciudad sureña de Bangalore.

"No se trata de un ataque aislado contra Gujarat. Este tipo de atentados ya han tenido lugar antes en Rajasthan, Bangalore y otros lugares. Es una conspiración contra la nación", dijo Vyas.

El ministro rehusó mencionar el grupo que puede estar detrás de los atentados y rechazó el debate que se ha producido, con los medios indios poniendo el énfasis en que la Policía no ha logrado esclarecer ninguno de los atentados de los últimos meses, ni impedirlos pese a haber elevado el nivel de alerta.

"Nuestra Policía se está coordinando con otros estados y con las agencias nacionales de seguridad para dar con los responsables de las explosiones. Confiamos en que llegaremos al fondo y hallaremos a las personas que están detrás", añadió Vyas.

Las bombas, colocadas en tarteras sujetas a bicicletas, en autobuses y otros vehículos, estallaron en un radio de 10 kilómetros en una decena de puntos del este de la ciudad, entre ellas dos mercados y las proximidades de un cine y un teatro.

Los terroristas atentaron también cerca de dos hospitales cuando éstos recibían a los heridos de las primeras explosiones.

Una de las bombas explotó cerca de la unidad de trauma del Hospital Civil y "mató a unas 15 personas e hirió a 40", dijo el doctor Atul Vaid a PTI.

"El automóvil en el que estaba la bomba quedó hecho pedazos. Se hallaron algunas pequeñas bombonas de gas, lo que puede haber aumentado la intensidad de la explosión" frente al Hospital Civil, explicó el jefe adjunto del departamento criminal de la Policía, Ashish Bhatia.

En Delhi, el primer ministro, Manmohan Singh, mantuvo una reunión de emergencia con el titular de Interior, Shivraj Patil, y los jefes de las principales agencias de seguridad.