Santa Cruz de Tenerife

ETA ordenó crear una base en Portugal para poder atentar en toda España

Los terroristas estuvieron en el país luso recopilando datos sobre inmuebles y vehículos durante 2007, pero tuvieron que abortar su misión al tener que dejar su coche con explosivos en Ayamonte. Un comando llegado de Francia iba a atentar contra una furgoneta de la Ertzaintza en Algorta la semana próxima.
COLPISA, Madrid
27/jul/08 0:50 AM
Edición impresa

El jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", ordenó hace 18 meses a los dos "liberados" del "comando Vizcaya" crear una infraestructura estable en Portugal para, desde allí, poder atentar en cualquier punto de España. Los terroristas estuvieron en el país vecino recopilando datos sobre inmuebles y vehículos durante la primavera del año pasado pero tuvieron que abortar su misión cuando en junio de 2007 los terroristas se vieron forzados a abandonar un coche cargado de explosivos en Ayamonte y este hecho destapó la pista lusa de ETA.

El responsable del "complejo Vizcaya", Arakaitz Goikoetxea, detenido el martes junto a otros ocho "legales", ha confesado ante la Guardia Civil que una de las primeras misiones que "Txeroki" le encomendó en febrero del pasado año, antes incluso de planear el secuestro del edil socialista Benjamín Atutxa, fue la de desplazarse al país vecino junto a su nuevo compañero de "talde", el todavía huido Jurdan Martitegi.

Los dos terroristas no se demoraron. Pasaron unas semanas en Vizcaya para captar a sus compañeros de Durango y Getxo a fin de engrosar las filas del comando "Askatu Haizea" y en mayo ya estaban en Portugal. Ambos, según mandos de la lucha antiterrorista, alquilaron el 14 de mayo un Seat Ibiza en la localidad de Quarteira (Algarve), que recogieron poco después en el aeropuerto de Sacarneiro de Oporto.

Goikoetxea y Martitegi, que alquilaron el vehículo sólo para cin-co días, nunca lo devolvieron. Los primeros días usaron el turismo para explorar algunos puntos donde asentarse. Además de buscar una base operativa, los dos "liberados" se dedicaron a vigilar vehículos y comprobar modelos para poder "doblar" matrículas.

Además, el jueves en el segundo de los zulos encontrados, el de la localidad riojana de Pazuengos, en el que se recuperaron 125 kilos de explosivo, los funcionarios del instituto armado hallaron varios juegos de matrículas vírgenes portuguesas y un juego de placas lusas ya troqueladas y listas para ser utilizadas.

Contra la Ertzaintza

El interrogatorio en las últimas horas de Goikoetxea y de las otras nueve personas detenidas en España esta última semana también ha permitido conocer que el gran atentado que ETA preparaba en Getxo para los próximos días era un ataque contra una furgoneta de la Ertzaintza.

Según las confesiones de los arrestados, en particular la del líder de la célula de Algorta, Aitor Kotano Sindé, apresado en la localidad pontevedresa de Nigrán, este atentado no iba a ser perpetrado por el "comando Vizcaya" ahora desarticulado, que sólo se había dedicado a hacer las labores de información. El ataque, que iba a tener lugar en la zona del puerto viejo de Algorta coincidiendo con las fiestas de ese barrio getxotarra, iba a correr a cargo de un comando directamente llegado desde Francia.

La Guardia Civil tuvo la primera pista de este futuro atentado gracias a un documento informático encontrado el martes en la casa de Algorta en la que vivía Kotano. En esa misiva, la dirección de ETA instaba al "legal" a abandonar cuanto antes Getxo (de hecho esta semana ya se encontraba en Pontevedra) para que no pudiera ser relacionado con la inminente acción terrorista. Además, la cúpula le ordenaba que acudiera a una cita de seguridad a primeros de agosto en Francia.

Precisamente en Getxo, la Guardia Civil descubrió el viernes el tercer zulo del "complejo Vizcaya". Según informó ayer Interior, en ese escondite los etarras guardaban 35 kilos de material explosivo. Entre otras sustancias, en el zulo han aparecido una decena de bolsas de tres kilos de nitrato amónico, y cantidades menores de aluminio y nitrometano, todos ellos componentes para fabricar amonitol, el potente explosivo usado en atentado como el del club náutico de Getxo el pasado 18 de mayo.

Además, había cloratita, pentrita, azufre, azúcar glass, tres temporizadores de fabricación casera, detonadores, cordón detonante, fiambreras y dos ollas metálicas.