Criterios
LO ÚLTIMO:

SUPERCONFIDENCIAL ANDRÉS CHAVES

El Día de Ayer

21/jun/08 07:21
Edición impresa .

1.- La otra noche fui invitado al programa de El Día Televisión El Día de Ayer, a cargo de Ricardo Peytaví y Enrique Reyes. Tengo que decir que disfruté mucho en el plató porque el diálogo me hizo recordar los maravillosos 60, la década de mi juventud. Yo me empecé a hacer mayor cuando apareció el siete en el calendario. Los setenta no fueron nada, pero los sesenta lo fueron todo en la vida del mundo. Y del análisis de las noticias de la época, de la publicidad del periódico que edita esta casa y, sobre todo, del ejercicio de la memoria, sale un chorro de nostalgia conveniente, que no sólo reconforta -éramos muy jóvenes, muy guapos, muy atrevidos-, sino que vende. Porque la nostalgia vende mucho y yo se lo puedo decir a ustedes porque he editado media docena de libros de postales antiguas que han rentado -y rentan- no poco.

2.- Hablamos de la censura previa del franquismo. Los ejemplares del depósito obligatorio de los periódicos los sellaba un conserje de Información y Turismo. Tenía muy mala leche porque el diario de la mañana -EL DÍA- tenía que recibirse de madrugada, con el correspondiente insomnio obligatorio del tipo; y el periódico de tarde se registraba en la dependencia cuando el resto de los funcionarios se había ido a yantar. Triste sino el de aquel bedel, que se pasó la vida con el sello y el tampón en la mano. Pero el sello más perverso que yo vi en mi vida fue el que se inventó mi buen amigo Abel Trujeda , a la sazón subdirector del Banco Santander, que diseñó un caucho con una cruz en aspa, que Trujeda estampaba en rojo en los expedientes que él rechazaba, como jefe de Riesgos que era. Aquel sello se hizo muy famoso.

3.- Todas estas cosas que uno recuerda ahora conforman el espejo de la memoria. En el programa de El Día Televisión salieron a relucir muchas anécdotas del viejo Puerto de la Cruz, desde el año 1958, en que se dio el salto al turismo internacional, de una manera especial al nórdico. Habrá que comprometer un día a Juanjo Iglesias , mi buen amigo, que por cierto acaba de salir de una operación, para que nos cuente cosas del cura Krogager y de la compañía Sterling y de aquel viaje a Billund y de todas las cosas que hicimos para promocionar esta tierra. Por cierto que El Día de Ayer (de la próxima semana), que es el último de la temporada, deparará una sorpresa a la gente del Puerto de la Cruz de la generación de los 60. Oído al loro.

achaves@radioranilla.com

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: