Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife suma un punto tras estar contra las cuerdas en Lorca leer
PROPUESTA

IU pasará a "la beligerancia" si no se pacta la reforma electoral

EFE, Madrid
19/jun/08 7:00 AM
Edición impresa

Izquierda Unida (IU) romperá cualquier vínculo de "confianza" con el Gobierno y mantendrá "una relación beligerante" si la propuesta de reforma electoral que traslade al Consejo de Estado no incluye el principio de "un ciudadano, un voto".

Así se lo advirtió ayer al Gobierno y al PSOE el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, en una conferencia de prensa celebrada en el Congreso de los Diputados, un día después de que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, remarcara que el Ejecutivo pedirá al Consejo de Estado un informe sobre las líneas maestras hacia las que orientar la reforma electoral.

"Una cosa es una relación preferente -del Gobierno con Izquierda Unida-, que no existe, y otra cosa pasar de una relación normal a una relación beligerante", aseguró Gaspar Llamazares, para quien sería casus belli que el Ejecutivo ofreciera una reforma del sistema electoral basada en una circunscripción para los votantes en el exterior o en la regulación de los debates electorales.

Una oferta de este tipo, añadió Llamazares, resultaría "totalmente insatisfactoria", ya que para la federación es prioritario el criterio de proporcionalidad, de modo que se cumpla el principio de "un ciudadano, un voto".

Prioridades

"Si para el Gobierno no es una prioridad, nosotros no compartimos las prioridades con el Gobierno", añadió el coordinador general de Izquierda Unida, para quien entonces se romperían todos los "lazos de confianza" que pudieran llegar a existir.

Para Gaspar Llamazares, el Gobierno estaría haciendo un uso "filibustero" de una propuesta de Izquierda Unida explicada de viva voz al Gobierno, pues el propio coordinador general así se la transmitió a la vicepresidenta primera en una reunión reciente.

El líder de Izquierda Unida, asimismo, ha censurado ayer, por "equivocado", el reproche que el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, hizo a un ex preso del franquismo el pasado sábado cuando enseñó en una de las dependencias de la Cámara una bandera republicana.

Llamazares, según sus palabras, felicitó "con sorna" al presidente del Congreso de los Diputados por la campaña que ha hecho en favor de la enseña de la II República, que ha considerado "no oficial", pero sí "legal".

Sobre la solapa de su chaqueta, el líder de IU mostraba una insignia de dicha bandera para dejar claro lo siguiente: "Que somos tan legales como cualquier otro".