Sociedad
LO ÚLTIMO:

ETTORE PEZZUTO MIEMBRO DEL CENTRO NACIONAL DE COMUNIÓN Y LIBERACIÓN

"Todos los hombres desean la felicidad y he experimentado que está en Dios"

15/jun/08 24:57
Edición impresa .

EL DÍA, S/C de Tenerife

Ettore Pezzuto, miembro del Centro Nacional de Comunión y Liberación, visitó la pasada semana Tenerife con motivo de la presentación del libro "¿Se puede vivir así?", del sacerdote italiano Luigi Giussani, fundador del movimiento.

-El movimiento católico Comunión y Liberación ha presentado un libro, "¿Se puede vivir así?", de Luigi Guisani. ¿Qué es el movimiento de Comunión y Liberación y cómo ha nacido?

-Es un movimiento eclesial cuya finalidad es la educación cristiana madura de sus propios seguidores y la colaboración con la misión de la Iglesia en todos los ámbitos de la sociedad contemporánea. Nació en Italia en 1954 cuando el sacerdote Luigi Giussani empezó a dar clases de religión en el liceo clásico "Berchet" de Milán. Le movía el deseo de mostrar a los chavales cómo la fe no era algo contradictorio con la razón, y cómo la fe era algo pertinente a todos los aspectos de la vida. Nunca pretendió fundar nada, todo nació de los encuentros y la amistad con estos adolescentes, que empezaron a seguirlo poco a poco, en pequeño número, hasta que pasaron a ser miles. En la actualidad, Comunión y Liberación está presente en cerca de setenta países en todos los continentes.

-¿Cómo ha sido para usted el encuentro con el movimiento?

-Yo estaba en el grupo de la parroquia cuando era un chaval, en Turín, y el párroco nos invitó a conocer el movimiento, porque él a su vez lo había conocido. Luego conocí personalmente a don Giussani, y me pareció una persona impresionante, con una humanidad tan atractiva que te arrastraba. Desde entonces hasta hoy he permanecido en este camino. Tengo 48 años. Así es el cristianismo, es un acontecimiento que se transmite de encuentro en encuentro, de persona a persona.

-¿Usted está casado, tiene familia?

-No estoy casado. Yo pertenezco a la Asociación "Memores Domini", que significa memoria de Dios. La Asociación Memores Domini reúne a personas de Comunión y Liberación que siguen una vocación de entrega total a Dios dentro del mundo. Somos laicos, es decir, no somos sacerdotes o religiosos, que se comprometen con la misión de la Iglesia viviendo su propio trabajo profesional como el lugar de la memoria de Cristo. Yo trabajo en un banco. Los asociados tratan de seguir una vida de perfección cristiana practicando los consejos evangélicos que se pueden sintetizar en las categorías en las que la Iglesia resume tradicionalmente la imitación de Cristo: la obediencia, en el sentido de que el esfuerzo espiritual y al vida ascética se ven facilitados y acreditados por un seguimiento; la pobreza, como separación de una posesión individual del dinero y de las cosas, y la virginidad, como renuncia a la familia para una entrega incluso formalmente más total a Cristo. Practican la vida en común en casas cuya finalidad, sostenida por el clima de silencio, por la oración comunitaria y por un compartir fraternal, es la edificación mutua en la memoria con vistas a la misión.

Su experiencia

-¿Qué ha supuesto para su vida el encuentro con el movimiento?

-La verificación de que realmente "Se puede vivir así", la experiencia de que la fe cumple la vida, da un significado a la vida. Todos los hombres tienen esta exigencia y sed de felicidad, este deseo no se lo puede quitar de encima ningún hombre. La experiencia me dice que, o Cristo está presente en la vida, que es alguien real con el que yo me he encontrado a través de una realidad humana, o sin Él, la alternativa que queda es "la nada", la vida sin significado.

-Usted conoció personalmente a don Luigi Giussani, háblenos de él ¿cómo le describiría?

-Lo describiría sencillamente como un hombre enamorado de Cristo.

-Este libro hace un recorrido partiendo en primer lugar de la fe. ¿Qué es la fe?

-La fe es un método de conocimiento indirecto, el que utilizamos normalmente para movernos, relacionarnos, nos tenemos que fiar de otro, y nos fiamos porque tenemos razones para ello. La fe en Cristo utiliza el mismo método de conocimiento, te fías de un testigo, porque tienes suficientes razones para fiarte. La fe en Cristo nace también de un hecho, un encuentro, en el que lo más razonable es fiarte y seguirle, porque de lo contrario te tendrías que negar a ti mismo, tendrías que negar una evidencia.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: