Santa Cruz de Tenerife

Sarkozy elogia la aportación del Rey Juan Carlos a la democracia en España

La canciller alemana, Angela Merkel, recogió ayer el Premio Carlomagno en presencia de destacados europeístas, entre ellos el monarca español -recibió el galardón en 1982-. El presidente francés, en un discurso laudatorio a la mandataria germana, destacó la labor de quienes han hecho posible la Europa de hoy.
EFE, Aquisgrán (Alemania)
2/may/08 7:12 AM
Edición impresa

La canciller alemana, Angela Merkel, recogió ayer el Premio Carlomagno en presencia de destacados europeístas, entre ellos el Rey Juan Carlos, a quien el presidente francés, Nicolas Sarkozy, elogió.

"El Rey Juan Carlos I (Premio Carlomagno 1982) ha aportado a España el nivel de democracia que ahora tiene", dijo Sarkozy en su discurso laudatorio a Merkel, en el que destacó la labor de quienes movidos por los ideales de democracia, paz, justicia y tolerancia han hecho posible la Europa de hoy.

El monarca español mantuvo durante su estancia en Aquisgrán varios contactos con Merkel, tanto en la cena del día anterior como en la jornada de la ceremonia, donde se puso de manifiesto una gran empatía entre ambos, informaron a Efe fuentes de la Zarzuela.

El Rey mantuvo asimismo un aparte con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y con el ex presidente alemán, Walter Scheell.

Merkel, quien recibió el premio por el papel desempeñado para la superación de la crisis de la UE hasta la consecución de un acuerdo para el Tratado de la Unión, es la cuarta mujer que lo recibe.

Sarkozy afirmó que al aceptar pronunciar el discurso laudatorio a la canciller, a quien expresó su "admiración profunda", Francia muestra una vez más su respeto y amistad por Alemania, dos países que no siempre fueron amigos.

"En nuestra historia común hay mucha sangre. Por eso, venir a Aquisgrán para hablar de Europa no es un desplazamiento político cualquiera", destacó Sarkozy, para quien esa carga histórica hace que las relaciones entre Francia y Alemania sean especiales.

"Un destino común"

En su discurso, la canciller ensalzó los valores y principios de la UE, y su convencimiento de que todos los países que integran el continente tiene "un destino común".

Merkel destacó el "compromiso compartido" de todos los europeos por la defensa de una Europa próspera y social sustentada en valores que hay que preservar sin renuncias a la identidad nacional.

"La idea de una Europa es realizable, porque no es excluyente", dijo la canciller, quien tras asegurar a Sarkozy que Alemania le apoyará en la presidencia común como Francia apoyó a Alemania, reiteró que "vamos a seguir trabajando juntos por Europa porque la UE no es una alternativa a lo nacional, sino un complemento".

La ceremonia de entrega del Premio Carlomagno comenzó con una misa pontifical en la catedral de Aquisgrán, tras la que Angela Merkel y los invitados se trasladaron a pie a la Sala de la Coronación del Ayuntamiento, un amplio salón gótico del siglo XII donde los reyes alemanes celebraban el banquete después de que hubieran sido coronados.