Santa Cruz de Tenerife

La madre de todas las camelias

En una casa del siglo XVII, EL DÍA ha localizado la camelia más antigua y grande del casco, con una altura de 5,38 metros, una copa de 7,06 metros y un tronco de 0,55 metros de diámetro, que supera a la única catalogada por la ULL en el instituto Cabrera Pinto.
D. BARBUZANO, La Laguna
19/feb/08 19:06 PM
Edición impresa

Las camelias son muy habituales en los jardines de la ciudad de La Laguna, y en el pasado donde más se concentraron fue en el jardín central de la avenida de La Trinidad, hoy desaparecido por la presencia de los railes del tranvía.

En el año 2006, el Ayuntamiento de La Laguna publicó un libro sobre la flora ornamental del casco histórico lagunero, donde se citaba, como el ejemplar más grande, el árbol de camelias del jardín interior del instituto Canarias Cabrera Pinto.

Los biólogos aportaron las siguientes dimensiones de dicho árbol: 4 metros de alto, 3 metros de ancho de la copa y 0,43 centímetros de perímetro de tronco, pero estas medidas son superadas por la camelia encontrada por este periódico en una casa de la calle San Agustín, que mide 5,38 metros de alto, 7,06 metros de copa y 0,55 de perímetro del tronco.

Hasta la publicación del libro, la camelia del Cabrera Pinto era la más grande de La Laguna, pero como los biólogos no podían ni era su cometido revisar los jardines interiores de las casas del casco, no pudieron detectar la que, hasta que otro vecino no demuestre lo contrario, está considerada como "la gran camelia, la dama de las camelias laguneras y la madre de las camelias de Aguere".

Gracias a los comentarios de los lectores de EL DÍA, éste periódico supo de la existencia de la camelia más grande y monumental de la ciudad.

Fue localizada en una antigua casona de la calle de San Agustín, donde está abierto un pequeño negocio que goza de gran popularidad, por la calidad de los artículos que vende, y se llama Pajarita de Papel.

Los dueños de dicho inmueble son Enrique García Melón y Mari Carmen Rodríguez Rivero, quienes, con la amabilidad que los caracteriza y su gran interés por el pasado, presente y futuro de La Laguna, abrieron a este periódico las puertas de toda su casa.

Desde la planta alta, al correr las cortinas de una antigua ventana, la sorpresa fue enorme, ya que apareció una camelia que cubre un patio de más de 50 metros cuadrados.

A los largo de los años ha crecido tanto que ya es imposible ver el pavimento del patio y su hermosa fuente central. En algunos puntos ha superado la altura de las ventanas y compite ya con los tejados, y en estos días presenta tantos capullos y flores que doblan los gajos y caen a cientos al suelo.

El color rosa de estas camelias es una estampa que merecía ser dada a conocer a la población, dada su gran belleza.

La más grande

La camelia es centenaria ya que, aunque es más antigua, al menos se sabe que tiene 149 años, ya que estaba ya con su gran altura en esta antigua casa de la calle San Agustín en 1859, año en que el inmueble pertenecía a María Caridad Ascanio y Fernando Tolosa. En 1890 la casa la compró Luis Hernández Peña, casado con Concepción Rivero Hernández. Le costó 7.500 pesetas que, según las escrituras, fueron pagadas en moneda de curso legal y de oro.

Mari Carmen Rodríguez Rivero contó que lo más curioso es que la gran camelia no la cuida, sino se conserva dadas las condiciones de humedad existentes, que hacen que sea tan hermosa. Es de destacar, por ello, que la procesión de Semana Santa del Señor de la Cañita es adornada con las camelias de su casa cuando, dada la fecha en que cae dicha celebración religiosa, no las hay en el árbol del instituto Cabrera Pinto, ya que las de la casa de Mari Carmen se conservan más tiempo por lo sombrío del lugar.

La camelia es una flor de origen oriental, también llamada Rosa del Japón, que introdujeron en Occidente en el siglo XVI los navegantes europeos que comerciaban en Oriente. Dos siglos más tarde llegó esta flor a Galicia.