Santa Cruz de Tenerife
TENERIFE

El obispo advierte de que sería trágico "acostumbrarnos" al drama

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/nov/07 7:37 AM
Edición impresa

El obispo de la Diócesis de Tenerife, Bernardo Álvarez, opinó ayer que sería "trágico que perdiéramos la sensibilidad y nos acostumbráramos a este drama", en alusión a la muerte del medio centenar de inmigrantes subsaharianos cuando intentaban llegar a Canarias.

Monseñor Álvarez, que ayer llegó a Tenerife de una peregrinación diocesana a Egipto, indicó por medio de un comunicado que se está ante una nueva tragedia que no puede dejar de lamentar profundamente, y añadió que "quienes mueren son hermanos nuestros". El prelado reiteró que se está ante un problema complejo, en el que se deben continuar articulando medidas tanto en el ámbito europeo como en el español y en el canario.

A su juicio, la solución pasa por el desarrollo de los países de origen, de modo que esas personas no se vean obligadas a emigrar, lo cual, aunque requiere tiempo, "no admite más demora". Cada uno, prosiguió, "debemos poner lo que esté de nuestra parte y en el ámbito de las responsabilidades que tengamos, para evitar que estas situaciones se produzcan".