Santa Cruz de Tenerife

Octubre dejó 3.347 parados más en las Islas, el grueso en la provincia tinerfeña

En cifras absolutas, según los datos de Trabajo, el Archipiélago suma 137.259 demandantes de empleo, de los que el 56,2% corresponden a la provincia de Las Palmas. La institución cameral tinerfeña califica la evolución en el último año de "escalofriante" y, como el empresariado, exige que se redefina el modelo económico.
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/nov/07 7:31 AM
Edición impresa

El número de parados registrados en los Servicios Públicos de Empleo al término de octubre subió en las dos provincias Canarias, en 1.845 en la tinerfeña y en 1.502 en la de Las Palmas, con lo que la cifra total sumó a nivel autonómico 3.347, un 2,5% más respecto al mes anterior, frente a un aumento medio nacional del 1,55%. En cifras absolutas, el Archipiélago suma 137.259 demandantes de empleo, el grueso en Las Palmas, exactamente 77.075, según los datos que facilitó ayer el Ministerio de Trabajo.

Canarias ocupa el octavo puesto en la clasificación por comunidades con mayor aumento del paro sobre el mes anterior y el tercero en tasa interanual, con un aumento del 8,9%.

En relación con el mismo mes del año anterior (tasa interanual), el paro en el Archipiélago subió en 11.255 demandantes, lo que supone un aumento del 8,93% . En términos porcentuales, el pasado octubre, respecto al mes anterior, el paro se incrementó el 2,56% en Santa Cruz de Tenerife y un 2,45% en Las Palmas.

El paro masculino se situó a finales del décimo mes del año en 57.164 y el femenino se cifró en 80.095.

Del total de parados de Canarias, 16.188 son menores de 25 años, de ellos 8.492 son mujeres y 7.696 son hombres.

La construcción flojea

Los parados con nacionalidad extranjera experimentaron en octubre en las Islas un crecimiento del 6,8% hasta la cifra de 11.908, tras dos meses consecutivos disminuyendo. El 66,5% de los parados extranjeros proceden de países extracomunitarios.

El paro se incrementó en todos los sectores en las Islas en el intervalo de referencia, tanto con relación al mes anterior como en tasa interanual.

El mayor incremento mensual se produce en el colectivo "sin empleo anterior" (4,4%), seguido de la construcción (4,1%), agricultura y pesca (3%), industria (2,3%) y servicios (1,9%). En cuanto a las tasas interanuales, el mayor repunte se produjo en la construcción (18,4%), seguida de agricultura y pesca (10,6%), servicios (8%), parados sin empleo anterior (6,6%) e industria (2,4%).

El número de contratos en octubre se situó en 74.172 en las Islas, exactamente 8.086 más. De ellos, 9.092 fueron contratos indefinidos, lo que supone un aumento de 969 respecto al mes anterior.

A nivel nacional, el número de contratos suscritos en octubre, que alcanzó el récord histórico de 1.911.389, no evitó que el paro aumentara en 31.214 demandantes, lo que situó el número total de desempleados en 2.048.577.

El desempleo subió en octubre en catorce comunidades autónomas, de manera especial en Baleares, donde aumentó un 18,83%, y Cantabria, un 5,66%, mientras que descendió en tres autonomías, Comunidad Valenciana, Cataluña y Extremadura.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife, Ignacio González Martín, calificó de "escalofriante" el aumento del paro en las Islas registrado en el último año y consideró que "es hora de emprender la segunda revolución económica de Canarias, antes de que el actual periodo de incertidumbre se traduzca en una auténtica crisis".

A su juicio, los síntomas de debilitamiento que empiezan a mostrar la actividad de dos de los principales motores económicos de las Islas, el turismo y la construcción, obligan a los agentes económicos y sociales de Canarias a hacer cuanto antes un ejercicio de reflexión para redefinir las bases de nuestro modelo económico y consensuar la manera de "seguir creciendo de forma sostenible".

Para la CEOE-Tenerife, el escenario de mayor incertidumbre y cierta ralentización de la actividad económica en Canarias para el año 2008 obligan a hacer una reflexión acerca de la situación en la que podríamos desembocar en caso de no adoptar un conjunto de medidas dirigidas a hacer frente a la situación descrita, por lo que exigió a las Administraciones Públicas el compromiso inmediato en la toma de decisiones tendentes a "apuntalar" la economía antes de que los indicadores empeoren.