Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
El PSOE certifica la expulsión de Javier Abreu y Yeray Rodríguez leer
MANUEL ALCAIDE DIPUTADO DEL COMÚN

"Habría que devolver a todos los inmigrantes, mayores y menores"

E.C., S/C de Tenerife
16/sep/07 1:39 AM
Edición impresa

Manuel Alcaide, Diputado del Común de Canarias, llegó a su cargo provocando una intensa polémica con sus declaraciones sobre la llegada de inmigrantes. Cinco años después, está a punto de dejar el puesto, y lejos de haber cambiado de opinión, mantiene con claridad sus posiciones. Y no sólo al hablar de la situación de las personas que llegan de forma irregular a Canarias, sino también en otros asuntos espinosos, como la sanidad, las detenciones relacionadas con la corrupción urbanística o la actuación, en general, de los políticos canarios.

-Se han cumplido sus cinco años como Diputado del Común. ¿Considera que ha sido fructífero el trabajo que ha llevado a cabo desde esta institución?

-Ha sido una experiencia muy interesante. Creo que esta institución podía dar mucho más de sí, porque quizás habría que modificar la estructura de la misma, ya que hay que escuchar al ciudadano en las siete islas, y me gustaría que la conexión de las siete oficinas sea más efectiva a través de las nuevas técnicas.

-¿El problema fundamental del Diputado del Común es un tema de organización, o de que no se tiene en cuenta lo suficiente a la institución?

-Las dos cosas. Por un lado la organización debe hacerse de otra manera. El Diputado del Común está acompañado por dos adjuntos y por un secretario que también nombra el Parlamento a la hora de la verdad. Pero el secretario debe ser permanente, porque es el que organiza. Y definir un poco la misión de los adjuntos, que solamente están para asesorar, pero también haría falta que tuvieran encomendadas otras funciones para desarrollar un trabajo más amplio. ¿Que las administraciones no nos hacen caso? Efectivamente. Pero creo que en estos cinco años hemos conseguido dialogar con las administraciones y convencerlas un poco de la necesidad de que contesten al Diputado del Común, porque con ello no me contestan a mí, sino el ciudadano que ha venido aquí para presentar una queja.

-En sus informes anuales se contienen algunos de los principales problemas de Canarias que siguen sin resolverse. Entre ellos, la sanidad, que usted ha llegado a decir que ni tan siquiera ve voluntad en el Gobierno para solucionar los problemas que hay. ¿Qué está pasando?

-El Diputado del Común ha denunciado una situación irregular que afecta a los ciudadanos. Pero también el ciudadano tiene que ser consciente, y en el momento de las elecciones tendrá que ir a las urnas y decidir que si este no sirve, habrá que poner a otro. No sé, a mí me da la sensación de que la clase política va más por estar en el poder que por resolver los problemas de los ciudadanos. Hay que ver cuánto dinero hay para la sanidad y cuánto se puede pagar. Ahora se anuncian cheques para salud bucodental. Pero, ¿se ha hecho un estudio económico para saber si podemos dar ese paso? Ojalá pudiéramos ir todos gratis al dentista, pero ¿es posible?

-¿La sanidad es el principal problema de Canarias?

-Efectivamente. Diría que cada vez tenemos un sentimiento mayor de protección de nuestro cuerpo, y todos queremos que en cuanto nos duele algo, nos asista un médico. Por tanto, es una sanidad con dificultades de atención. No es lo mismo que tengamos que pagar al médico, con lo cual ya veríamos si no soportábamos el dolor de cabeza con una aspirina. En algunos países se ha puesto una tasa para ir al médico.

-¿Usted es partidario de esa tasa o del copago?

-Lo ideal sería que todos pudiéramos ir al médico inmediatamente y si es necesario ser internados en el hospital. Pero eso cuesta mucho dinero. Yo creo que si hay que imponer limitaciones al ciudadano, una de ellas sería ésta. Pero luego tenemos dentro de la sanidad también problemas muy graves, que son los mentales. Antes existían los manicomios, pero han desaparecido por los tratamientos farmacéuticos que les permiten estar fuera. ¿Pero si ese enfermo mental no se toma el medicamento? Puede resultar hasta peligroso en su casa. Y ese es otro de los grandes temas, porque un enfermo mental dentro de una familia es terrorífico.

Inmigración

-También ha criticado mucho la gestión que se hace de los menores por el Gobierno. ¿Qué se hace mal?

-Antes teníamos el problema de los menores con medidas judiciales y ahora el de los menores inmigrantes. ¿Y qué hacemos con esos chicos? No se le ha dado una buena solución porque son muchos. Es que a la hora de la verdad, España no puede aceptar a todos los que vienen ilegalmente. Hay que buscar soluciones o fórmulas políticas de poder devolver a todos, a los mayores y a los menores. Porque, ¿con qué derecho viene un señor sin documentación? No sabemos ni quién es. Si mañana publican esto, evidentemente me van a llamar xenófobo. Pero tenemos que contemplar el hecho de están viniendo personas irregulares, ilegales, y no sabemos quiénes son. En cuanto a los menores, en la convención internacional se deja claro que es el Estado el responsable último, aunque haya delegado en las autonomías la responsabilidad de la patria potestad con estos menores. Ahí están enzarzados en una pelea el ministro y el Gobierno canario, que yo creo que tiene la razón, porque el Gobierno canario no está en condiciones de abordar el cuidado y la atención de mil niños extranjeros no acompañados. Para eso hace falta tener traductores para enseñarles nuestra lengua, necesitamos educadores, psicólogos...

-Precisamente cuando llegó al cargo hizo unas declaraciones sobre inmigración hablando de una invasión que provocaron una profunda polémica. ¿Mantiene ahora que estamos siendo invadidos?

-Evidentemente. Pero es que el término es una calificación como otra cualquiera. ¿Cómo quiere llamarla? ¿Que hay un aluvión de inmigrantes sin control? ¿Una avalancha? En definitiva, invasión quiere decir que vienen muchos. Lo que pasa es que muchos hablaron de una invasión guerrera. Oiga, no. Yo no he dicho que vengan con armas ni nada, sino que vienen en cantidad numerosa a nuestras fronteras. Y yo dije además que me preocupaba este tema por defender los derechos fundamentales de estos inmigrantes ilegales, para que sean atendidos como corresponde con asistencia sanitaria y jurídica. ¿Pero podemos nosotros dejar permanentemente a estos señores en nuestro territorio?

-¿Se defienden los derechos de los inmigrantes con esa idea que usted plantea de devolverlos a todos, a veces sin saber muy bien además en qué condiciones?

-¿Y aquí que hacemos con ellos? ¿Nos los comemos? Porque todos no podemos vivir, a no ser que tengamos la posibilidad de asumir y acondicionar a todos estos señores que vengan dentro de nuestra estructura. Yo siempre lo comparo con que si usted da una fiesta en su casa y tiene 100 invitados, si aparecen 1.000 ¿tendrá comida para todos? Ese es el problema.

-Comprenderá que ese mensaje suyo tenga una respuesta contundente desde muchos sectores.

-Yo lo único que sé es que siguen llegando los cayucos y las pateras, y que por los aeropuertos siguen entrando cantidad de gente que se queda a residir en España sin permiso de residencia.

-¿Es usted partidario de las medidas para restringir la residencia en el Archipiélago?

-Creo que Canarias es un territorio escaso y que habrá que tener en cuenta el número de habitantes que podemos tener. Aquí hay un buen clima, y recuerdo un compañero que decía que Canarias tenía un clima tan maravilloso, y que lo único que teníamos que tener eran hoteles, casas, bungalows, pero que nos dejáramos de cultivar las papas, los tomates y los plátanos, porque no merecía la pena. Hombre, yo creo que Canarias necesita mantener su agricultura, sus bosques, tener su espacio sin habitar, y que la acumulación de gente provocará en su momento que ante tanta presión el valor del suelo sea tan grande que serán muy pocos los que puedan residir aquí. La verdad es que yo no soy un adivino, pero creo que sí que hay que tener en cuenta la escasez de territorio.

-¿En materia de servicios sociales se ha avanzado lo suficiente en Canarias?

-Sí se ha avanzado, pero falta mucho. Nosotros estamos trabajando ahora en un tema de mayores, y aquí hemos visto que no es de lo peor que tenemos. Pero por ejemplo tenemos indigentes, y también estamos haciendo un trabajo sobre los indigentes en Canarias, para ver qué medidas se pueden tomar.

Futuro de la institución

-¿Qué le recomendaría a la persona que le suceda en esta institución?

-Yo le diría que tiene que rodearse de un buen equipo de asesores y establecer un sustrato base, con una secretaría fija, con unos adjuntos especialistas en materias, porque a la hora de la verdad todos tienen que estar escarbando en la sociedad para intentar ayudar a los ciudadanos e intentando orientar a las administraciones. Creo que debería intentar dialogar todavía más con las administraciones. Creo que es el camino ideal para podernos entender. Yo lo he intentado.

-¿Y qué le desearía?

-Le desearía que le hicieran caso.