Santa Cruz de Tenerife
COMENTARIO DE EL DÍA

Más medios aéreos contra los incendios | Comentario de el día

1/ago/07 7:43 AM
Edición impresa

La catástrofe humana y medioambiental que viene sufriendo el Archipiélago en los últimos días como consecuencia de los incendios forestales nos sitúa una vez más en la realidad de un territorio frágil, donde incidentes de este tipo alcanzan un grado de afección muy superior al que sufren los territorios continentales. Canarias es singular incluso en los casos de emergencia, tanto por su carácter insular como por la lejanía con respecto al resto del Estado, lo que dificulta enormemente, cuando no impide, el despliegue de medios que se emplean sin problemas y con suma efectividad en la extinción de las llamas en otros lugares de la geografía estatal. Y precisamente por ello, porque el modelo de intervención en los casos de emergencia que se emplea en la Península no es exportable a las Islas, el Archipiélago está obligado a dotarse de fórmulas adecuadas a un territorio fragmentado y alejado, separado tanto por distancia como por tiempo, lo que marca cualquier decisión que se deba tomar en esta materia.

No desconocemos que en los últimos años la Comunidad autónoma ha realizado un importante esfuerzo inversor y organizativo en materia de atención de emergencias, pero tal y como han ido las cosas da la impresión de que aún quedan importantes lagunas por cubrir y que, dada la frecuencia con la que se están sucendido los incidentes de carácter medioambiental, bien temporales, bien incendios, las mejoras deben ser urgentes. Y el primer paso, visto lo que está ocurriendo con los últimos incendios, es el incremento de la dotación de medios aéreos para luchar contra el fuego. Las Islas, especialmente las que cuentan con grandes montañas, como es el caso de Tenerife, conforman un territorio con una orografía muy complicada, lo que impide el acceso terrestre a una infinidad de lugares donde las llamas, sin impedimento alguno, puden propagarse a sus anchas y devastar todo lo que encuentren a su paso. Los helicópteros y aviones son los únicos recursos de los que cabe echar mano en tales circunstancias. Sin embargo, Canarias sigue dependiendo en buena medida del apoyo exterior, una dependencia que no sería tan grave si las Islas no se encontrasen tan lejos del resto de los recursos estatales, y los medios aéreos, por consiguiente, tardasen tanto en llegar a las Islas. Ello sin contar con la posibilidad real, tal y como estamos comprobando, de que sean dos o más islas las afectadas por grandes incendios.

Visto lo visto, Canarias debe dotarse de más medios aéreos contra incendios, incluso hasta el punto de ser prácticamente autosuficiente. En estos casos, la efectividad es aliada de la rapidez, y depender del exterior es un riesgo demasiado serio.