Santa Cruz de Tenerife

El profesor Carlos Castilla entiende que la Isla es "la golosina de la especulación"

El profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna, además de ser autor de la primera tesis sobre desarrollo sostenible en Canarias, se mostró ayer contrario al incremento de las camas turísticas y a la creación de campos de golf, apostando por un desarrollo acorde con la naturaleza de la Isla.
EL DÍA, S/C de La Palma
19/jul/07 7:57 AM
Edición impresa

"La Palma es la golosina de la especulación en Canarias y evitarlo depende de los agentes sociales, políticos y económicos porque los problemas hay que arreglarlos en su origen, cuando aún hay posibilidades de dar marcha atrás" afirmó ayer Carlos Castilla, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna, autor de la primera tesis sobre desarrollo sostenible en el Archipiélago y ponente de las jornadas formativas que se imparten en la capital en el marco de los cursos de verano de la Universidad Ambiental.

Carlos Castilla se mostró contrario al incremento de camas turísticas y a la creación de campos de golf en la Isla, advirtiendo de que "está más que demostrado que los modelos de desarrollo turísticos y urbanísticos adoptados en buena parte del Archipiélago, a excepción de El Hierro, sólo responden al principio de la especulación desmedida y al interés particular y no general de la sociedad palmera". En este sentido, definió la sostenibilidad como "un término que lejos de ser una moda constituye una tendencia natural hacia el equilibrio socioeconómico y la armonía entendida en el más amplio sentido de la palabra".

El citado ponente tiene claro que frenar la implantación "de modelos caducos y de escasa eficiencia a nivel regional y promover un desarrollo acorde a la naturaleza de la Isla y al nuevo paradigma" son dos de los objetivos a lograr para garantizar la sostenibilidad en La Palma.

"Lo que resulta ilógico", añadió el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna, "es que cuando un sistema no funciona se perpetúe su uso hasta la destrucción del entorno, sencillamente por el mero afán inversor, cuando a lo único que realmente contribuye es a la merma de la calidad de vida de quienes habitan en ese espacio".

Fuga de capital. A juicio de Castilla, "quienes mueven los hilos argumentan que estos modelos de desarrollo se sustentan en factores como la creación de empleo o riqueza cuando, en la mayoría de los casos, lo que provocan es fuga de capital, dado que los inversores son externos y la mano de obra contratada no es local".

Hay que tener en cuenta que los cursos de verano de la Universidad Ambiental son financiados por el Cabildo insular, institución que curiosamente se encargó de elaborar el Plan Territorial Especial de Ordenación Turística de La Palma, en el que se apuesta abiertamente tanto por el aumento de camas, 10.000, como por la creación de hasta cuatro campos de golf.