Criterios
LO ÚLTIMO:

LA BUENA UVA JOSÉ H. CHELA

¿Qué es un mitin?

9/jul/07 07:22
Edición impresa .

Para empezar, debo confesarles que me siento tan satisfecho por la absolución de Alberto Negrín como perplejo me quedé cuando fue denunciado, allá por abril, cuando Rodríguez Zapatero se acercó en campaña electoral a estas alejadas y surrealistas ínsulas. Quizás porque son surrealistas sucedió aquí lo que no había pasado nunca en otro lugar del país, que yo sepa: los organizadores del mitin en que intervenía el jefe del Gobierno de la nación denunciaron ante la Justicia a don Alberto, que es el vicepresidente de la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui, porque éste interrumpió al ilustre orador cuando ZP hablaba de los logros conseguidos para la flota canaria del Archipiélago en el cercano e histórico caladero.

Al margen de que uno pueda compartir o no con el denunciado -que lo comparto- el rechazo de la política del Ejecutivo español respecto al conflicto del Sahara, de lo que uno se hizo cruces entonces fue de la actitud del PSC-PSOE y de cómo ha llevado este suceso desde el mismo momento que se produjo, con intervención desmesurada de los servicios de seguridad y medidas judiciales contra el espontáneo. Le ha hecho el partido un flaco favor a su concepto de la libertad de expresión.

Quizás ocurra, simplemente, que no entendemos bien qué es un mitin. O qué debiera ser un mitin. Ni siquiera los diccionarios, que es a donde acudimos cuando tenemos una duda sobre el significado exacto de las palabras, tienen, al parecer, una idea clara al respecto. La Real Academia dice, en efecto, que un mitin es una "reunión donde el público escucha los discursos de algún personaje de relevancia política o social". Desde esa académica y aséptica perspectiva, la interrupción de Alberto Negrín a la plática de Zapatero puede ser tomada como una falta de consideración o un brevísimo alboroto. Pero, esas cosas no se llevan a juicio, tíos, y, como uno es pacífico, hasta piensa que hacer intervenir a los gorilas de seguridad de la organización del acto es una innecesaria pasada. Pero, en fin?

A mi, particularmente, me gustan más las definiciones de mitin del Ideológico de Casares o del Espasa. Ambos coinciden literalmente en la primera acepción: "Reunión donde se discuten públicamente asuntos políticos o sociales". O sea, un foro de debate en el que el interviniente de turno debe aceptar la posibilidad de ser interrumpido sin que nadie -y menos si se las da de socialista- vaya a rasgarse las vestiduras por ello. El Espasa añade que también equivale a armar escándalo. Lo cual, en este contexto, no deja de tener su gracia.

Estas interpretaciones que les brindo y que ustedes pueden consultar en los mentados léxicos se acercan más al concepto democrático -a mi concepto democrático, quiero decir- de lo que es o debiera ser un mitin. Parece que coincide con el del juez que dictó la sentencia que les comento quien definió un mitin como "un diálogo abierto" y que la intervención del señor Negrín ni siquiera interrumpió "el normal desarrollo" del acontecimiento.

Demasiado ruido mediático para que, al final y como debe ser, se única y nítidamente, la voz mesurada de la lógica.

josechela@mojopi.com

 

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: