Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El tinerfeño José Ramón Navarro, candidato a la Fiscalía General del Estado leer

La vitalidad demográfica se apaga en las Islas y la provincia tinerfeña envejece más

Mientras que a nivel nacional en 2006 el crecimiento vegetativo de la población se recuperó de forma notable, en Canarias ese aumento demográfico, sin contar con los inmigrantes, fue muy leve. Sobre todo en las islas occidentales el estancamiento es mayor, lo que se nota en el progresivo envejecimiento poblacional.
E.C., S/C de Tenerife
8/jul/07 1:23 AM
Edición impresa

El crecimiento vegetativo de la población canaria, que es el que se produce por la diferencia entre defunciones y nacimientos sin tener en cuenta la llegada de inmigrantes, está definitivamente estancado, después de haber sido en las últimas décadas uno de los más activos.

Durante 2006, según los datos que ha hecho públicos el INE esta semana, ese crecimiento vegetativo se recuperó de forma importante en toda España, pero en el Archipiélago apenas se notó.

Esa situación, además, es todavía más preocupante en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde ese crecimiento vegetativo fue bastante inferior que en Las Palmas y donde, además, también se ha ralentizado la llegada de inmigrantes. El resultado es que la población en las islas occidentales es mayor y además envejece más rápido.

En 2006, el saldo vegetativo en Canarias, esto es, la diferencia entre nacimientos y defunciones fue de 3,85 por cada 1.000 habitantes. Aunque es la cifra más alta desde el año 2002 y sigue estando por encima de la media nacional, la situación no es nada halagüeña, puesto que en 2005 estaba en un 3,79, con lo que apenas ha crecido, mientras que la media nacional ha pasado de 1,82 a 2,49 en sólo un año.

Hasta hace cinco años, el crecimiento vegetativo de la población en Canarias era el más alto de España, mientras que en 2005 ocupaba ya el quinto lugar, y en 2006 el séptimo, ya que crecen más Melilla, Ceuta, Murcia, Madrid, Andalucía y Baleares.

Por provincias, ese saldo vegetativo ha sido de 3,06 habitantes más por cada 1.000 en la provincia tinerfeña, mientras en Las Palmas llegan a 4,59.

Es la inmigración, por tanto, la que mantiene en estos momentos el crecimiento poblacional en las Islas, que en el último año llegó a los 2.020.000 habitantes, tras haber crecido un 1,2 por ciento y haber recibido 15.400 extranjeros.

La población creció un 1,5 por ciento en las islas orientales y un 0,9 por ciento en las occidentales.

En estas últimas, el índice de natalidad está un punto por debajo del de Las Palmas, y el de mortalidad es algo más alto. Además, el número de hijos por mujer es más elevado en Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura.

Como consecuencia, la población es bastante más joven en la provincia oriental donde, por ejemplo, hay más de 53.000 niños de entre cero y cuatro años, frente a los 40.000 de Santa Cruz de Tenerife.

En el otro extremo, en la provincia tinerfeña residen ahora mismo más de 132.000 personas con más de 65 años, lo que supone el 13,6 por ciento de la población, frente a las 114.000 de la provincia oriental, el 11,1 por ciento del total. Además, en el último año el porcentaje de personas que se consideran dentro de la "tercera edad" creció también más en las islas occidentales.