Santa Cruz de Tenerife
COMENTARIO DE EL DÍA

Otra vez el cuartel de Las Canteras

7/jul/07 7:29 AM
Edición impresa

BIEN DICE EL REFRÁN: "Más vale prevenir que curar". Y eso es, al parecer, lo que desde el Ejecutivo central están tratando de hacer ante la posible llegada masiva de inmigrantes a Canarias. De ahí los trabajos iniciados en el cuartel de Las Canteras, en La Laguna, tal y como quedó reflejado ayer en las páginas de este periódico. No siendo suficiente el espacio habilitado en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Hoya Fría, ni tampoco las dependencias destinadas a este fin en Las Raíces, las autoridades nacionales han decidido buscar otras instalaciones para no verse desbordadas en el caso de que se repita la situación vivida el pasado año, cuando el número de irregulares sobrepasó de forma notable todas las previsiones.

Felicitamos al Gobierno de Zapatero por la diligencia mostrada a la hora de buscar alojamiento a estas personas, a las que una vez aquí hay que proporcionar el mejor trato humanitario. Sin embargo, nos sorprende que no se aplique en la misma medida para tratar de evitar su llegada a las costas del Archipiélago y que las actuaciones que se están llevando a cabo en el cuartel de Las Canteras se realicen sin comunicárselo al Ayuntamiento de La Laguna -cuya alcaldesa se opuso rotundamente- y con un oscurantismo que nada tiene que ver con su ya "famoso" talante y trasparencia en la gestión de los asuntos públicos.

Igualmente resulta sorprendente, cuando no ridículo, que ni la Subdelegación de Defensa en Tenerife ni la Delegación del Gobierno en Canarias -así lo han manifestado ambos- sepan nada de los trabajos que se están efectuando en el interior de dicho acuartelamiento militar, aunque eso sí, el delegado del Ejecutivo de Zapatero en el Archipiélago admite que este centro de dedicará en un momento u otro a acoger inmigrantes.

Dicho todo lo anterior, advertimos de que tener más plazas para albergar inmigrantes no puede justificar que no se proceda a la rápida devolución de esta personas a sus países de origen cumpliendo todos los requisitos legales y humanitarios establecidos y necesarios. En caso contrario se estaría dando carta de naturaleza a su llegada irregular a las costas canarias.

Por otro lado está la experiencia de lo ocurrido el año pasado tanto en Hoya Fría como en Las Raíces, donde las condiciones de internamiento dejaban mucho que desear, dando lugar a imágenes más propias de un campo de concentración que de un centro de internamiento de extranjeros. De acuerdo con prevenir, pero bien y en todos los ámbitos, sin chapuzas, pues se trata de ayudar a estas personas, no de aglomerarlas.