Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La CNMV suspende la cotización de NH Hotel Group leer

Libia acoge a los 25 africanos vivos y el cadáver rescatados por un pesquero español

EFE, Túnez
15/jun/07 2:03 AM
Edición impresa

El armador del pesquero alicantino "Nuestra Madre de Loreto" que el pasado miércoles rescató a veinticinco personas y un cadáver de una patera a la deriva a noventa millas frente a Libia, José Durá, afirmó ayer que se había llegado a un acuerdo con las autoridades de ese país para el desembarco, y por ese motivo emprendió ayer su rumbo hacia Trípoli.

El Gobierno libio afirmó ayer haber detenido en mayo pasado a 2.137 inmigrantes subsaharianos cuando se disponían a emigrar ilegalmente a Europa desde las costas libias, y expulsado de su territorio en ese tiempo a otros 1.852 individuos.

La nota del Departamento de Seguridad del Congreso Libio, hecha pública por la agencia de prensa "Jana", señala que Libia seguirá arrestando y deportando a aquellas personas que intenten salir ilegalmente del país hacia las costas europeas.

Las autoridades de Trípoli dieron ayer su acuerdo para que el pesqueño español "Nuestra Señora de Loreto" desembarcase en esa ciudad a los veinticinco clandestinos y un cadáver que recogió a la deriva.

Medios diplomáticos europeos de la capital libia dijeron ayer que es de temer que este verano se produzca una "oleada" de subsaharianos, buena parte de ellos procedentes de Libia, que tratan de arribar a algunas de las islas italianas del canal de Sicilia.

Libia afirma, sin embargo, que hace todo lo posible por cooperar con Europa para limitar el fenómeno de la inmigración clandestina, de acuerdo con las decisiones que tomó la conferencia ministerial euroafricana sobre inmigraciones celebrada en Trípoli en noviembre pasado.

El líder libio, Muamar Al Gadafi, ha afirmado en varias ocasiones que le parece "lógico" que los africanos quieran llegar a Europa, porque "antes fueron los europeos los que vinieron a África a explotarla".

Túnez, por su parte, ha reforzado las medidas de control en sus fronteras marítimas, adoptando también medidas represivas contra las mafias que trafican con seres humanos.

El Gobierno tunecino admite que las regularizaciones masivas de clandestinos hechas por países europeos, en concreto España, sirven de aliciente para que aumente el número de clandestinos en dirección de "El Dorado" europeo.

El caso de Libia es atípico, ya que si por un lado las autoridades del país aseguran que cumplen con todos los compromisos de la conferencia ministerial de Trípoli, por otro lado aumenta el trasiego de subsaharianos desde sus costas.