Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

CD Iberia, un trozo de la historia de El Toscal

El club de fútbol mantiene su condición de sociedad como bandera de un tiempo glorioso para sus colores blanquinegros. El primer paso de futuro, unido al del Callejón Ravina, pasa por rehabilitar la sede de San Martín.
J.D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.
31/may/07 1:51 AM
Edición impresa

Puede que a muchos, incluso residentes en la zona, no les suene, pero hablar del CD Iberia es hacerlo de la historia de El Toscal y de sus vecinos, muchos de ellos en "exilio" forzoso en otras partes de Santa Cruz. Este club de fútbol resume la solera e idiosincrasia de uno de los barrios fundadores de la ciudad, sobre todo en cuanto a la mezcla de gentes de distintas clases sociales, con mayoría de trabajadores, unidos por el deporte y, sobre todo, identificados con los colores blanquinegros y el león rojo en el pecho.

EL DÍA dialogó con el pasado y el futuro de la sociedad, que se ha mantenido pese a la desaparición del equipo, representados por su presidente hasta el pasado diciembre, Enrique García Crosa, y por el alma máter de la Asociación de Afectados del Callejón Ravina, Félix Suárez, que apuesta por revitalizarla y ha empezado por buscar la reforma de la sede, edificio que ocupa el número 48 de la calle San Martín.

El pasado.- Enrique García recuerda que "estuve de presidente veinte años" y explica que "hace 50 ó 60 años en cada barrio había un equipo. Sigue vivo el Real Unión, de El Cabo, y como sociedades el Price, de Salamanca, y nosotros". Menciona que "el CD Iberia se unió a comienzos de la década de los 50 del siglo XX para crear la UD Tenerife como copia de la UD Las Palmas. Ese equipo se jugó el ascenso a Segunda en un partido único en La Laguna ante el CD Tenerife, que ganó por la mínima y ocupó la plaza. Ese partido cambió la historia del fútbol en la Isla. A raíz de ahí, el Iberia desapareció como equipo porque había cedido sus derechos a la Unión Deportiva".

El origen del nombre, explica Crosa, "se pierde con los tiempos, aunque proviene del primitivo de España y, probablemente, se tomó con la idea de dar seriedad y empaque al club. En cuanto a los colores blanquinegros tampoco hay nada claro, tal vez fuera producto del mero azar".

Crosa, licenciado en Derecho y funcionario técnico municipal durante 44 años, rememora y afirma que "el club se fundó por gente importante de la época, con cierta solera, entre ellos varios médicos y en una sociedad muy distinta a la actual. La primera sede la tuvimos en la actual central de CajaCanarias, al inicio de la calle Suárez Guerra. Era muy grande. El traslado a la calle San Martín se produjo a comienzos de los años 50 porque el edifico, que pertenecía a la familia Rivera, lo adquirió el ayuntamiento, que pagó 300.000 pesetas al club por el desahucio, ya que era inquilino y no propietario. Con ese dinero se compró esta casa. Ya no había fútbol sino un punto de encuentro y reunión en el que se jugaba al dominó, las cartas, etcétera".

Pero el CD Iberia no murió nunca en el corazón toscalero porque "estuvimos federados en ping pong, en pesca deportiva, baloncesto o boxeo e, incluso, tuvimos un grupo folclórico. Aquí hubo mucha afición al boxeo con combates en la antigua sede. Pero, sobre todo, bailes que tenían una gran aceptación".

Crosa menciona a jugadores de la categoría de Asensio, Julio Concepción "El Gorila", Teodoro, Bello, Rafa o los hermanos Enrique y Antonio Núñez, "gente que quería estos colores y para los que hoy en día no habría dinero suficiente a la hora de pagar por su enorme calidad. Fueron conocidos como los leones de El Toscal, un nombre que quedó para siempre".

Con los años fue decayendo la sociedad y Crosa quiso nombrar a Mario López "que hacía de todo aquí. Por él se mantuvo esos años de crisis y con su muerte prácticamente desapareció".

Presente y futuro.- Félix Suárez preside la Asociación de Afectados del Callejón Ravina que ha acogido en su seno al CD Iberia y su sede después del traspaso legal con la actualización de estatutos y el correspondiente registro en las asociaciones del Gobierno de Canarias a comienzos de este año 2007. La idea es "rehabilitar el inmueble y dedicar su espacio a actividades vecinales". Suárez deja claro en primer lugar que "tal y como era el Iberia, esta sociedad será completamente apolítica. Ya hay proyectos como hacer una página web o exponer el importante fondo fotográfico que posee la sociedad, pero todo pasa por arreglar el edificio, que ya se ha pintado". El balcón que preside la fachada también fue rehabilitado "gracias a la intervención de Rafael González, director territorial del distrito Centro", apunta Suárez, porque estuvo a punto de caerse. Ahora quedaría el trabajo en el interior del inmueble.

Sin renunciar a ello, los nuevos dirigentes "no apostamos por recuperar el fútbol, que es muy caro. Lo primero es rehabilitar y salvar el patrimonio sin olvidar la identidad del edificio y lo que supone para la historia de este barrio. Si todo marcha como esperamos para el verano podremos tener abierto este nuevo centro social", señaló Félix, antes de añadir que "ya estamos haciendo socios con una cuota simbólica de diez euros. Desde aquí hacemos un llamamiento a la gente para que colabore y participe de esta iniciativa".

Félix Suárez no quiso acabar sin desear una pronta y total recuperación de sus problemas de salud a Enrique García Crosa, historia viva del CD Iberia y, por lo tanto, del barrio de El Toscal.