Vivir

"No creo que sea bueno ocultar un mapa de riesgo volcánico para no alarmar"

IOSUNE NIETO, Tenerife
23/may/07 2:13 AM
Edición impresa

IOSUNE NIETO, Tenerife

"Tendríamos que tener una conciencia clara de que nuestras Islas son volcánicamente activas, aunque nos falta memoria histórica más próxima, porque la última erupción, en La Palma, en 1971, pasó sin pena ni gloria. Pero hoy en día un caso similar sería muy distinto", advirtió ayer la experta en educación volcánica Ángeles Llinares.

"Tenemos todos los meses miles de turistas, se consumen mucho más productos que vienen de fuera y los aeropuertos, si hay cenizas, quedarían inactivos. Pero eso se asume, se planifica, se mitiga el riesgo y no pasa nada", matizó la profesora, a quien "consta" que así se está haciendo en Tenerife "y que se ha hecho el plan de emergencia y unos mapas de peligro volcánico, aunque todavía no lo hemos visto".

"Aunque se dice que a la gente no le interesa verlos, yo creo que sí, para que cuando vean un mapa de riesgo sepan lo que están viendo", cuestionó.

"Yo puedo vivir en el área de riesgo más alto, saber que vivo ahí y que, cuando me avisen o cuando haya un peligro mayor, tengo que salir o actuar de tal o cual forma. No creo que sea bueno pensar que no hay que decírselo al ciudadano para que no se alarme", alertó la divulgadora de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.

Preguntada sobre si el motivo de esa ocultación puede obedecer a intereses económicos o para no ahuyentar al turismo, Llinares consideró que en el caso de otras Islas volcánicas el turismo "va en masa", y citó Sicilia o Hawai. "Quizás lo atraiga precisamente por ese sentimiento de riesgo".

Consideró además que, como isla volcánica, en cualquier punto puede aparecer un volcán, "aunque no es lo mismo construir una casa que un hospital", admitió.

Como profesora, echó de menos la educación en este tipo de riesgo, puesto que señaló que sólo en la materia de Sociales se aborda y con poco tiempo. Sin embargo, opinó, que "para surtir efecto", la Consejería de Educación debería elaborar un proyecto e implantarlo en todos los centros de Canarias.

El ejemplo del "Chinchón"

La intervención de Carmen Llinares inauguró ayer las IV Jornadas de Divulgación de la Volcanología en Canarias, que tienen lugar hasta el viernes en el Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna. De su conferencia cabe resaltar la proyección de un documento sobre los devastadores efectos del volcán Chinchón, en Chiapas (México) en 1982. Poblados a 10 kilómetros a la redonda fueron arrasados por la erupción del volcán, que había pasado inadvertido, y que cuando dio signos de eminente erupción -sismología constante previa- no fueron valorados por las autoridades. De ahí el título de su conferencia: "Génesis de un desastre".