Actualidad
VICTORIANO RÍOS PÉREZ

La importancia del reencuentro CC-PNC

23/may/07 2:13 AM
Edición impresa

UNA DE LAS NOTICIAS más relevantes de la política canaria de 2006 ha sido, sin ninguna duda, el acercamiento y luego el acuerdo electoral entre Coalición Canaria y el Partido Nacionalista Canario. No ha pasado desapercibido para los medios de comunicación, pero pienso que no se le ha dado la importancia mediática ni histórica que se merece el esfuerzo realizado por ambas formaciones políticas. Quizás sea necesario recordar algunos datos para valorar debidamente el acontecimiento.

En 1976, en plena transición política, se creó el Partido Popular Canario (PPC) de la mano de Juan Pedro Dávila y Bernardo Cabrera, que mantuvieron su independencia y que enarbolaban la bandera autonomista con energía e ilusión.

Paralelamente en el tiempo, se refundó el Partido Nacionalista Canario (PNC) que, en esta segunda etapa (la primera en Cuba, siendo fundado por Secundino Delgado y Cabrera Díaz en 1924), fue impulsado por Domingo Salas y Llarena. Ambas formaciones políticas se fusionaron en 1979, conservándose la denominación más histórica de PNC, en la que se produjeron múltiples incorporaciones, como las de Miguel Ángel Barbuzano, José Joaquín Díaz de Aguilar, José Emilio García Gómez o quien suscribe, entre otros.

En febrero de 1982, unos días antes de la celebración del Congreso Constituyente para el nuevo PNC, se desató una profunda divergencia ideológica, escindiéndose de forma muy importante un grupo numeroso de militantes. Algunos de ellos no continúan en la vida política, pero otros sí, pues entre 1983 y 1985 se integran en grupos insulares, impulsando una nueva formación política, la Federación de Agrupaciones Independientes de Canarias, las AIC, de clara vocación nacionalista. Mientras, el PNC celebra su congreso y continúa sus actividades políticas.

Entre los años 1987 y 1990 el devenir entre las AIC y el PNC es divergente, pero, a partir del 1991, comienza un claro acercamiento con convergencias ideológicas que llegan a su plenitud en la primavera de 1993, cuando ambas formaciones deciden participar, como miembros fundadores, en un nuevo proyecto nacionalista, Coalición Canaria, junto a ICAN, CCN y AM. En las elecciones de 1995 todos concurren bajo las siglas de CC.

A finales de 1998, el PNC, por diferencias ideológicas, abandona Coalición Canaria y se presenta a las elecciones de 1999 con una nueva formación, la Federación Nacionalista Canaria, FNC, e igualmente lo hacen en los comicios de 2003.

Ahora se produce un nuevo, y espero que permanente, acercamiento, auspiciado por sus actuales dirigentes, Juan Manuel García Ramos y Paulino Rivero, logrando un acuerdo para concurrir conjuntamente a las inminentes elecciones autonómicas y locales. Este acuerdo indica una similitud ideológica que permite esperanzarse en que se logrará la unidad definitiva del moderno nacionalismo canario después de 30 años de íntima convivencia, con altibajos y de algunos recelos. El proyecto común de ambas formaciones exige sumar voluntades y esfuerzos entre todos.

La importancia de ese acuerdo radica en que se produce el reencuentro entre los dos conceptos ideológicos básicos del nacionalismo canario: "Desde el Archipiélago hacia las Islas", piedra angular del PNC, al entronque conceptual de Coalición Canaria, "desde las Islas hacia el Archipiélago". Ese rencuentro ideológico de ambas formaciones supone asumir definitivamente que somos un solo territorio, compuesto de islas y mar, en el que se asienta un único pueblo, el canario, que es dueño de sus propios horizontes y podrá ser así respetado en el concierto de las naciones.

VICTORIANO RÍOS PÉREZ