Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer
ANÁLISIS JURÍDICO

Artenara. Música libre y gratuita

6/may/07 1:05 AM
Edición impresa

Por fin alguien ha dado el primer paso. Por primera vez, un grupo de cierto nivel en Canarias se ha atrevido a saltar las barreras de la Propiedad Intelectual mal entendida, liberado toda su producción musical al someterla a una licencia Creative Commons: "Reconocimiento - No Comercial - Compartir Igual", lo que resumidamente quiere decir que te puedes bajar desde su web (www.artenara.com) toda su música de forma gratuita para tu uso privado, y que además puedes utilizarla para a su vez crear una nueva obra (por ejemplo tu propio CD con los mejores temas) siempre y cuando se reconozca la autoría de la obra original y la nueva obra se someta a las mismas condiciones que la obra transformada (efecto viral). Sólo aquellos que han intentado editar un disco por su cuenta saben el entramado jurídico de ida y vuelta entre casa discográficas y SGAE que impide sacar a la calle un disco, seas o no socio de la mencionada entidad de gestión de Derechos sin pasar por taquilla. La digitalización ha pillado con el pie cambiado a la industria discográfica. Tal cual están las cosas el soporte material, CD o DVD de la música ya no es absolutamente necesario, con lo cual la distribución masiva es posible sin contar con terceros a través de Internet. Lo que implica, si se pretende hacer negocio con la distribución masiva según el nuevo modelo, la necesidad de incorporar valor añadido al producto. Cada día aumenta el número de autores que hastiados de la tomadura de pelo a la que son sometidos por la "industria" deciden difundir su música prescindiendo de los intermediarios y de la absurda rigidez de los derechos de propiedad intelectual. Está claro que el negocio de la venta de música es tal para una pequeña élite de autores. Para la mayor parte, su negocio son las actuaciones. Mientras más conocidos, más actuaciones.

Sin perjuicio de reconocer el valor de la iniciativa del grupo canario, sí nos gustaría reseñar que la utilización del "no comercial" en la licencia tiene importantes limitaciones y coloca la iniciativa en el extrarradio de la filosofía de la "cultura libre". No hace mucho, el inspirador de todos estos movimientos relacionados con la libre circulación de ideas y creaciones, Richard Stallman, se ha desmarcado del uso de las licencias Creative Commons porque al admitir la limitación de los "usos comerciales" estas licencias no responden al principio de libertad que dicen promover. Precisamente no confundir "Libre" con "Gratis" es lo que por ejemplo ha permitido la popularización de Linux a través de sus distintas distribuciones. A los efectos de las licencias Creative Commons, por al prohibirse el uso comercial, no podrán ejercitarse los derechos cedidos de manera que se pretenda principalmente o se encuentre dirigido tal ejercicio hacia la obtención de un beneficio mercantil o la remuneración monetaria privada. La ambigüedad de tal concepto aconseja prudencia en el uso de obras ajenas sometidas a esta limitación. Ello impide por ejemplo que la obra de Artenara se incorpore a las compilaciones de temas en MP3 que se han hecho bastante populares, o que su obra sea comunicada públicamente como música de ambiente en bares, restaurantes o tiendas de ropa que exclusivamente utilizan este tipo de música o también por ejemplo que su obra sea incluida en la versión en DVD de Wikipedia. La protección de la obra de Artenara frente a la utilización masiva comercial de un tercero está suficientemente protegida por el "compartir igual". En cualquier caso, es un primer paso y no sería el único caso de autores que una vez comprobadas las ventanas que abre el uso de las licencias Creative Commons decidan avanzar relicenciando en una modalidad de Creative Commons que las haga compatibles con iniciativas wiki. Ahora sólo falta que las Administraciones Públicas se apunten al carro promoviendo el uso de este tipo de licencias. Algunos partidos políticos ya han incluido expresamente en sus programas electorales el compromiso de su uso.

mym@mymabogados.com

ANÁLISIS JURÍDICO