Criterios
CRISTINA TAVIO *

Garachico, un derecho de todos

6/may/07 1:04 AM
Edición impresa

HOY ES EL DÍA que el Partido Popular de Tenerife por primera vez en su historia política acude al Tribunal Constitucional en demanda de la defensa de un derecho fundamental. Un derecho fundamental no de los tinerfeños, ni siquiera de las mujeres tinerfeñas, ni siquiera de Garachico. Un derecho fundamental de todos los españoles mayores de edad y en condiciones de elegir y ser elegidos por los demás.

Es la primera vez que lo hacemos. Nunca hasta hoy había habido necesidad. Pero hoy sí. Una ley manifiestamente injusta, que pretende equivocadamente beneficiar a los españoles que somos mujeres, impide que un grupo de 16 mujeres de Garachico, tinerfeñas, canarias y españolas, ejerzan el derecho que les asiste para elegir y ser elegidas en un sistema democrático como el que disfrutamos en nuestro país.

Gracias a la Ley de Igualdad, que convendría denominarla de Desigualdad, una condición como el género, ser hombre o ser mujer, invade un derecho fundamental como elegir o ser elegido. La igualdad desaparece y aparece la discriminación.

Porque ¿dónde está el problema para que dieciséis mujeres del Partido Popular o de cualquier otra formación política se presenten, libre y democráticamente, al juicio, al examen de sus vecinos en unas elecciones libres? Y aún voy más lejos si se quiere: ¿dónde está el problema para que dieciséis hombres del Partido Popular o de cualquier otra formación política se presenten, libre y democráticamente, al juicio, al examen de sus vecinos en unas elecciones libres?

El problema es que el PSOE ha hecho de una posición de partido una posición legal aprovechando que está en mayoría. Una posición que, en nuestra opinión, viola un derecho fundamental que está muy por encima de los vaivenes y desvaríos ideológicos a los que la izquierda española nos tiene acostumbrados.

Es hoy un día señalado para Garachico y para Tenerife, pero también para toda España, en el convencimiento, en la confianza -yo tengo confianza- en que el Tribunal Constitucional atenderá nuestra posición, absolutamente democrática, y sentará un antes y un después en la intromisión socialista sobre un proceso y un procedimiento, puramente democráticos, que afecta a unas elecciones.

El problema, con todo mi cariño y mi apoyo a las mujeres del PP de Garachico, a los hombres, hijos y familiares, de Garachico y de toda Tenerife, que las apoyan, ya no es el Partido Popular, ni Garachico, ni los ciudadanos libres de este país que son hombres y mujeres. El problema es general, global. Afecta a todos los ciudadanos, que han nacido hombres o mujeres, y que orgullosos de serlo aspiran en igualdad a poder representar o ser representados por sus iguales. Iguales ciudadanos libres para presentarse a unas elecciones e iguales ciudadanos para elegir o no a sus representantes en las instituciones.

Ya digo, tengo fe en que el Tribunal Constitucional, que vela por la defensa de los derechos fundamentales de los españoles, por supuesto en Garachico, comprenda y consagre la preferencia que siempre ha de tener la ley de leyes, la Constitución y el catálogo de derechos ciudadanos que nos asiste a todos con independencia de dónde hayamos nacido o dónde vivamos. La Constitución es siempre un acuerdo, un pacto entre todos.

En el colmo del absurdo, la pretendida ley en defensa de todas las mujeres españolas prohibe que dieciséis mujeres españoles y tinerfeñas de Garachico se presenten a las elecciones, con mayoría de edad y defendiendo el pabellón del Partido Popular.

No lo entiendo. Lo que sí entiendo es que nos jugamos más de lo que creemos en este envite. Si el Tribunal Constitucional, como espero, consagra el principio de igualdad y aprueba la candidatura del Partido Popular en Garachico, las organizaciones, no sólo políticas, tendrán la posibilidad lógica de elegir a sus representantes sin obligación de cumplir cuotas de género, creencia o religión, o cualquier otra condición personal que nada tenga que ver con un proceso democrático.

Porque la clave del asunto no está en los candidatos que presentamos los partidos, sindicatos, organizaciones no gubernamentales y todo el asociacionismo, sino en la decisión soberana de los ciudadanos. Ésa es la clave.

El Partido Popular presenta en Garachico a dieciséis mujeres. Con nombres y apellidos. Personas, no sólo mujeres, de carne y hueso, que por primera vez en su vida se animan a participar en política. ¿Por qué no garantizamos que todos los ciudadanos de Garachico elijan libremente? Y cuando llegue el domingo de la votación, que voten a quién quieran votar. Libremente.

* Presidenta del Partido Popular

de Tenerife

CRISTINA TAVIO *