Jornada Deportiva

SERGIO RODRÍGUEZ GÓMEZ

"Desde la distancia sí que siento el cariño de la GENTE DE MI TIERRA"

12/abr/07 01:52
Edición impresa .

AGUSTÍN ARIAS, S/C de Tfe.

Sergio Rodríguez Gómez afronta con los Trail Blazers de Portland la recta final de la fase regular en la NBA. El base internacional y campeón del Mundo con España, proclamado la pasada semana mejor deportista de Tenerife 2006, atendió ayer con exquisita amabilidad la llamada de EL DÍA .

-El balón lo domina usted de maravilla ¿Y el inglés?

-Mucho mejor que el primer día, la cosa va mejorando.

-Siempre ha considerado que jugar en la NBA es un sueño ¿Lo tiene ya asumido?

-Sí, sí. Estoy muy contento de cómo me han ido las cosas en este primer año. Ha sido difícil, lo reconozco, pero muy bonito, y ya estoy del todo adaptado a esta nueva y apasionante situación.

-¿Cómo se lleva eso de jugar tantos partidos seguidos?

-Es duro tener que hacerlo con tanta asiduidad, porque no puedes pararte a pensar si lo has hecho mal o bien. Tienes que seguir, ser regular, entrenar fuerte y ya está. No hay que preocuparse por como están yendo los partidos. Las cosas salen al final, siempre hay oportunidades y tienes que aprovecharlas.

-¿Hay tiempo para entrenar?

-Algo sí que nos da. Pero más que entrenar hacemos tiro y pesas, mantenemos reuniones de equipo...

-Hay mucha gente a la que le gustaría saber cómo es un día normal en la vida de Sergio Rodríguez cuando afronta un partido.

-Me despierto, desayuno, voy a entrenar, almuerzo, duermo, me voy a la cancha tres horas antes de comenzar el partido y me pongo a tirar. Llega el encuentro, se termina, voy a cenar y para casa.

Las lesiones y sus cosas

-Que las lesiones respeten a un jugador cuando tiene que jugar cada dos o tres días es trascendental en la vida de un deportista.

-Por suerte sólo he tenido una lesión de tobillo, un poco grave. Es algo que va con el juego y las circunstancia de cada acción. La verdad es que he tenido suerte.

-¿Cuál es el mejor amigo de Sergio Rodríguez en el vestuario de los Trail Blazers?

-LaMarcus Aldridge.

-Una curiosidad ¿por qué lleva el número 11 en la camiseta?

-Nada en especial. De pequeño llevaba el 13, en el Siglo XXI de Bilbao el 10, en el Estudiantes el 11. Diferentes épocas y distintos números.

-¿Qué sintió cuando se encontró por vez primera con Pau Gasol (Memphis) o con Calderón y Garbajosa (Raptors de Toronto)?

-Fue algo muy especial. Me sentí realmente orgulloso de participar con tan buenos deportistas y compañeros de selección en una competición tan importante como es la NBA. Esa circunstancia me hizo jugar con mucha más motivación.

-¿Y cuando tiene en el equipo rival a Jason Williams "Chocolate blanco" o Steve Nash, estrellas que acarician y reparten con tanta espectacularidad el balón...?

-Son sensaciones que te quedan grabadas para siempre, pero cuando el partido empieza te olvidas de quiénes están en el otro equipo y sólo buscas hacerlo lo mejor posible, aprovechando al máximo los minutos que el entrenador te concede. No cabe duda que compartir parquet con gente tan importante, a la que veías por la tele, es algo especial.

-Por cierto, ¿quién ha sido el ídolo de Sergio Rodríguez?

-Pues no he tenido un jugador determinado. Quizás Michael Jordan, como todos los jóvenes. Sí que me gusta la gente que hace un baloncesto-espectáculo.

El All Star de Las Vegas

-¿Le sorprendió su no designación para jugar el partido de las estrellas de los novatos, precisamente cuando fue usted el mejor novato pasador de la NBA?

-Son cosas que pasan. Por supuesto que me hubiese gustado haber estado, pero no pudo ser. De todas formas, lo verdaderamente importante es que estoy jugando minutos en mi equipo, que es lo que me debe preocupar.

-La fiesta del basket-NBA en Las Vegas la vivió con interés.

-Lo pasé muy bien; es algo fuera de lo normal. Sobre todo si la disfrutas junto a Jorge Garbajosa, con el que pasé unos días muy agradables, desconectados del día a día en nuestros clubes y disfrutando del espectáculo.

-La temporada está próxima a su conclusión y ello invita a preguntarle por el futuro inmediato en lo que a la NBA se refiere.

-Pues con ilusión, esperando que la experiencia del año del debut me ayude a seguir progresando. Trataré de trabajar con la misma intensidad que lo he hecho este año.

-¿Es difícil la relación con McMillan, su entrenador?

-Diría que es buena, pero es difícil también. Está el inconveniente del idioma, además de tener muy claro que apenas tengo 20 años. Las perspectivas serán distintas, sin duda, en mi segundo año con el equipo. Yo insisto, a la vista de lo bien que me han salido las cosas veo con optimismo la próxima temporada.

Estudiantes y Portland

-¿Diferencia entre las aficiones del Estudiantes y la de Portland?

-¡Hombre!, mucha diferencia. Con los Trail Blazers he vivido partidos importantes contra grandes equipos, pero no he tenido compromisos de "jugarnos la vida" o de los derbis de Estudiantes con el Real Madrid... Partidos que se viven dentro y fuera de la cancha de juego con auténtico sentimiento y motivación. Aquí en la NBA todavía no he tenido la oportunidad de vivir la pasión de los "play-off", aunque espero hacerlo la próxima temporada. En cuanto al trato de la afición de Portland conmigo no tengo ninguna queja, al contrario, se porta muy bien.

-Una pregunta superflua. ¿Ha probado ver la pista de juego desde la grada más alta del pabellón?

-(Se ríe). No he tenido ocasión de hacerlo. La verdad es que prefiero ver los partidos desde el propio parquet.

-¿Dónde guarda la medalla de oro conquistada en Japón?

-En casa. La tiene mi familia, bien en Madrid o en Tenerife.

-Calderón, Sergio Rodríguez, Cabezas, Raúl López... ¿Está muy caro jugar el Eurobasket 2007?

-Está muy caro y a la vez es muy bueno. Somos campeones del Mundo y siempre ayuda al jugador saber que el nivel del baloncesto español es alto. Siempre me ha gustado la competencia, lo que nos obliga a trabajar al máximo, pensando en poder volver a defender la camiseta de nuestra selección nacional.

-¿Ve viable repetir lo de Japón?

-Sí, por supuesto.

"Me siento orgulloso"

-El día 3 de abril Sergio Rodríguez fue proclamado mejor deportista de Tenerife. Se le notó emocionado cuando desde Portland agradeció tal distinción.

-Recibir un galardón siempre es importante para todo deportista, pero a mi me hace mucha más ilusión este premio que cualquier otro cuando el mismo te lo concede la gente de tu tierra. Me siento muy orgulloso de haber sido designado por los periodistas como el mejor deportista de Tenerife, galardón que también me concedió la APDT hace unos años.

"Ganas de ir a Tenerife"

-¿Es consciente de lo que ha significado para Tenerife el contar con un jugador en la NBA?

-Lamentablemente el año pasado sólo pude estar dos fines de semana y la verdad es que tengo enormes ganas de ir, estar con mis amigos, saludar a tanta gente que ha sentido mis éxitos deportivos como suyos. Desde la distancia sí que siento ese cariño de la gente de mi tierra, de la que siempre me he sentido muy orgulloso.

-Se comenta que participará usted, junto a Pau Gasol, de un campus que patrocinará el Cabildo en la capital tinerfeña.

-De eso no hay nada concreto por ahora. Son cosas que estamos hablando, pero no se han definido.

-¿Ha encontrado gente que, sin conocer nada de su pasado cestista, se han subido al carro tras alcanzar la gloria cestista?

-No sé, la verdad. Intento mantener a los amigos de siempre. Lo que sí es cierto es que ahora tengo más conocidos, pero eso es normal.

-El Cabildo de Tenerife espera su presencia para tributarle el homenaje que reclama el pueblo. Por cierto ¿conoce el polideportivo que llevará su nombre, ubicado en la Casa Cuna?

-No lo conozco, pero sí me han comentado al respecto. Tener un recinto que lleve tu nombres siempre es una satisfacción para cualquier deportista.

¿Qué mejor momento de su etapa en el baloncesto tinerfeño se llevó a Portland?

"El haber vivido con intensidad las tres temporadas en las que estuve jugando con el CB Unelco. Recuerdo que ganamos todas las competiciones en las que aquel grupo tan especial protagonizó en esos tres años, con Pepe Luque como entrenador y con Paco Chinea poniendo todos los recursos para que las cosas en los distintos equipos funcionaran a la perfección. Fueron tres temporadas muy buenas, tremendamente ilusionantes y vividas con la máxima intensidad. En aquellos años, como sucede en la actualidad, el nivel competitivo fue muy bueno, lo que le da mayor mérito a los títulos cosechados por el Unelco. Estoy seguro que todos los jugadores de aquel conjunto tienen los mismos recuerdos que yo".

¿Cómo verías la posibilidad de crear una Escuela de Baloncesto con el nombre de Sergio Rodríguez, en colaboración con el CB Canarias, pensando en los más jóvenes de este deporte?

"(Se ríe). Todavía no he pensado en eso. La vida da muchas vueltas y no sé lo que haré en un futuro. El de estar al frente de una Escuela de Baloncesto lo veo algo lejos, aunque me gustaría seguir vinculado al baloncesto cuando termine mi carrera como jugador. Pero que sepa Aniano Cabrera que todavía me quedan, espero, muchos años -vuelve a reírse- para que llegue el momento de dedicarme a otra cosa", señaló Sergio Rodríguez. La idea es buena, pero el base de los Trail Blazers entendió que la creación de la escuela era para el futuro y no para ponerla en marcha de inmediato.

¿Cómo se concilia la vida personal con el deporte de élite, con tantos viajes, lo de llevar la fama? ¿Es duro?

"Es duro, claro que sí, pero son cosas que vienen con lo que hago. Hay que tener bastante claro que yo he elegido este camino, el del baloncesto profesional, y la verdad es que me encanta, tanto el ser partícipe de un deporte que me apasiona y es mi vida, como el tener que asimilar de la mejor manera posible los constantes desplazamientos, los muchos partidos, el verte rodeado de la gente que sigue el día a día del equipo que representa a la ciudad de Portland... Debe ser porque sólo tengo 20 años, pero a mí todo esto que estoy viviendo me encanta, es la verdad".

¿Qué sintió la primera vez que entró en el vestuario de Portland Trail Blazers y se vistió con sus nuevos compañeros?

"Indiscutiblemente ese fue un momento muy importante para mí. Pasas de estar toda la vida viendo partidos de la NBA por la televisión y, en ese momento, te ves compartiendo vestuario con jugadores de gran nivel y, sobre todo, saltar a la cancha con la camiseta de un equipo que, repito, sólo antes podías ver por la tele. No digo que sintiera nervios, pero sí una gran sensación. Fue emocionante, encontrando en todo momento la ayuda de mis compañeros", señaló Sergio Rodríguez, en respuesta a la pregunta formulada por el entrenador con titulación nacional José Carlos Hernández Rizo, perteneciente a la empresa de eventos deportivos SPORteam Consulting SL.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: