Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Alonso afirma que la inversión de Aena en el aeropuerto Tenerife Sur es "insuficiente" leer

CC y PP sacan adelante sin sorpresas el dictamen que indulta al "caso Amorós"

Los partidos se lanzaron duros ataques, pero no se impidió aprobar un dictamen que no ve irregularidad ni responsabilidad alguna en la gestión del Tesoro.
E.C., S/C de Tenerife
29/mar/07 17:29 PM
Edición impresa

CC y PP sí lograron ayer sacar sin sobresaltos su dictamen de la comisión de investigación sobre la gestión del Tesoro en las pasadas legislaturas, ya que a pesar de las duras críticas del PSC a su posición y de los reproches que se lanzaron todos los grupos, no hubo sorpresas y todos los diputados nacionalistas y populares apoyaron las conclusiones, mientras que los socialistas se opusieron y se abstuvieron los tres diputados escindidos de CC y el del PIL.

Este dictamen también llegó al pleno marcado por la polémica, después de que CC y sobre todo el PP hayan recortado sucesivamente las conclusiones, hasta llegar a un documento en el que no se reconoce irregularidad de ningún tipo en la gestión del ex director del Tesoro del Gobierno canario, Alberto Amorós, a quien tampoco se pide ninguna responsabilidad política. Además, los dos grupos se han negado a que se envíen las conclusiones y documentación de la comisión al Tribunal de Cuentas y a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El texto final incluye un voto particular que a última hora pidió el PP, y que CC apoyó, en el que al menos sí se reconoce que el convenio que la Consejería de Economía y Hacienda firmó en 1996 con varios bancos, y que permitió al Tesoro disponer libremente de unos fondos que utilizó para realizar varios contratos bastante cuestionables, según la Audiencia de Cuentas, aunque no es ilegal, sí sirvió para aplicar un sistema "confuso y no deseable de pagos".

Antes de que llegara a un acuerdo con CC, el PP pedía responsabilidades políticas a Amorós, consideraba que había que enviar el informe al Tribunal de Cuentas, apuntaba claras irregularidades, aunque no delitos, en ese convenio, y también criticaba que se produjera un perjuicio para las arcas públicas de 1,2 millones de euros por la mala gestión del Tesoro.

El portavoz popular, Jorge Rodríguez, reconoció que fue su grupo quien pidió esta comisión de investigación y aseguró que "ha valido la pena", aunque al final sólo se considera que ha habido "errores". Cuando solicitó investigar, el PP apuntaba a claros indicios delictivos que ahora no aprecia, porque considera además que es mejor hacer un dictamen "en positivo".

El portavoz de CC, José Miguel González, no sólo no ha visto tampoco ninguna irregularidad, sino que considera que el PSC está tergiversando la realidad y utilizando medios poco limpios en relación al informe de fiscalización de la Audiencia de Cuentas que destapó este escándalo, ya que el técnico-auditor que lo elaboró y que llegó a pedir a la institución que se enviara a la Fiscalía el expediente por ver claros indicios de delito, forma parte de la lista electoral del PSC al Cabildo de Gran Canaria. "Parece que se le ha premiado o se han reconocido sus méritos", apuntó, tras añadir que todos los argumentos usados por los socialistas en este caso son falsos.

El diputado del PSC José Alcaraz, echó al PP su "lamentable" marcha atrás", y afirmó irónicamente que populares y nacionalistas "para asuntos de camas siempre se encuentran", en alusión al acuerdo entre ambas formaciones para sacar adelante no sólo los dictámenes de las dos comisiones de investigación, sino también el expediente para aprobar cuatro nuevos hoteles en Tenerife y Gran Canaria.

En su opinión, ambos grupos no sólo se han intercambiado "estampitas", salvándose mutuamente en los casos eólico y Amorós, sino que "también se han intercambiado, arrastrándola por el suelo, la dignidad de esta Cámara"

Alcaraz dijo que se han reducido hasta "el absurdo" las conclusiones, e insistió que entre el momento, hace un año, cuando el PP trataba de involucrar al propio presidente del Gobierno, Adán Martín, en el "caso Amorós", hasta ahora, lo que ha ocurrido es que los populares han pasado del despecho por haber sido expulsados del Gobierno, a una situación difícil por el "caso eólico" y después a un intento "desesperado" por reeditar el acto con ATI ante su temor al fracaso electoral, para llegar "a la vergonzosa componenda de esta Cámara hoy".

"Desde el encubrimiento y desde la falta de razones políticas, ustedes puede que venzan, pero no convencen", concluyó.