Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Desalojan un colegio de Archena (Murcia) por un temblor de magnitud 3 leer

El Colegio de Abogados denuncia intrusismo y estafas en el Sur de Tenerife

La institución colegial ha recibido diversas reclamaciones de extranjeros en las que denuncian ser objeto de estafas por parte de personas que se hacen pasar por abogados, así como letrados que se dedican a estos fraudes. Estos presuntos estafadores piden una cantidad de dinero por el asesoramiento y luego desaparecen.
KAREN BENCOMO, Tenerife
25/mar/07 2:04 AM
Edición impresa

El Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife ha recibido diversas reclamaciones por parte de ciudadanos extranjeros que denuncian haber sido objeto de estafas por parte de personas que se hacen pasar por abogados, o bien, letrados que sí están colegiados pero que se dedican a la estafa. En este tipo de actuaciones destacan, sobre todo, las estafas inmobiliarias, pero también clientes que pagan un importe por el asesoramiento sobre un trámite determinado y que estos presuntos abogados cobran pero no realizan, sino que desaparecen con el dinero.

Según ha podido saber EL DÍA , se trata de unos cuatro o cinco abogados que están relacionados entre sí. La forma de actuar es siempre la misma. Captan a varios clientes, la mayoría extranjeros, les solicitan una determinada cantidad de dinero por el asesoramiento y, finalmente desaparecen. Algunos, incluso, se publicitan en internet. Da la casualidad que los involucrados en esta red -aunque trataban de aparentar que no había relación entre ellos- tienen el mismo logotipo, incluso la misma tipografía, tanto en internet como en los papeles impresos que ofrecen a los clientes desde sus despachos.

Robo de placas

Fuentes cercanas al caso señalaron a este periódico que este tipo de estafas tienen una especial incidencia en la zona sur de la isla de Tenerife, pero que también se han dado casos esporádicos en el Norte. Asimismo, se ha detectado la práctica del robo de placas en las fachadas de varios bufetes de abogados, así como la suplantación de letrados extranjeros con título no homologado.

Fuentes policiales aseguran que este tipo de estafas se están cometiendo desde el año 2005.

De las personas que, presuntamente, están implicadas en esta trama, sólo una ha sido detenida. Se trata de J.M.G.R., quien fue arrestado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía el día 15 de marzo de 2006 como autor de un delito de asociación ilícita y estafa. Las diligencias policiales por este caso en particular se instruyeron en las dependencias de la Brigada Local de Policía Judicial, Grupo Crimen Organizado, de la Comisaría de Sur de Tenerife. En el momento de su arresto, afirmó en la propia Comisaría que estaba inscrito en el Colegio de Abogados, por lo que aportó su número de colegiado. Las mismas fuentes confirmaron que este hombre aprovechaba su condición como abogado para facilitar la ejecución de los delitos que se le imputan.

Las acciones judiciales ya han comenzado para que este tipo de práctica se erradique. Esta redacción se ha puesto en contacto con el Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife. Fuentes de la institución desean dar un mensaje de tranquilidad, pero a la vez insisten en la necesidad de adoptar medidas para evitar que los turistas y visitantes extranjeros sean estafados. "Ante las reiteradas denuncias recibidas desde diferentes organismos e instituciones -embajadas, consulados, oficina del consumidor y centros de iniciativas turísticas- así como de las quejas directas de abogados, independientemente de las acciones judiciales que decidamos iniciar, queremos transmitir a la sociedad y, sobre todo, al sector turístico la necesidad de asesorar a todos aquellos turistas y ciudadanos extranjeros residentes que decidan iniciar cualquier trámite judicial en nuestra Isla, con el fin de que se dirijan a sus consulados o embajadas, o al Colegio de Abogados". Con esta posición, la institución colegial pretende evitar que estas personas se dejen asesorar por intrusos en la profesión y que se les pueda orientar sobre la idoneidad de que los trámites que pretenden realizar no terminen siendo objeto de estafas o engaños.

El Colegio de Abogados, a través de una comunicación directa con las diferentes instituciones, se pone a disposición de las mismas a efectos de cualquier consulta que en este sentido les puedan plantear, con el fin de que los ciudadanos extranjeros que visitan la Isla, o incluso los residentes en la misma, no se vean perjudicados y se lleven una imagen equivocada y desalentadora sobre los abogados.

"El intrusismo en la abogacía es un problema que hay que combatir de manera seria, de la misma manera que ocurre en la medicina, en la arquitectura o en cualquier otro campo profesional. Desde el Colegio de Abogados, salvaguardando la imagen y derechos de nuestros profesionales y los derechos de nuestros justiciables, perseguiremos estas actuaciones de manera intensa, para evitar que este tipo de comportamientos se sigan extendiendo entre nuestra sociedad", explicaron las mismas fuentes del Colegio.