Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unid@s Se Puede denuncia ante la Fiscalía vertidos residuales al mar en El Sauzal leer
MANUEL ORTEGA SANTAELLA *

Nuevos tiempos para Titsa

3/feb/07 9:53 AM
Edición impresa

EL PASADO VIERNES, 26 de enero, el Cabildo de Tenerife cumplió su compromiso de asumir la propiedad y la gestión de la compañía pública de guaguas Titsa. Ese día, el presidente de la Corporación Insular fue nombrado por el Pleno también nuevo presidente de la compañía. Ante la presencia de muchos de sus empleados en el salón de plenos, Ricardo Melchior dijo que lo más importante de la empresa es su gente, las personas que, con su esfuerzo diario, hacen posible que muchos miles de ciudadanos tinerfeños puedan llegar a casi cualquier rincón de nuestra Isla. Es una afirmación compartida por todos. Llegado este momento, que algunos dudaban que pudiera producirse, creo que es oportuno dirigir unas breves palabras, en mi recién adquirida condición de vicepresidente ejecutivo de Titsa, a todas las personas relacionadas de un modo u otro con la empresa y su actividad.

En el equipo de gobierno del Cabildo somos varios los que conocemos Titsa en su etapa bajo la propiedad del Gobierno autónomo, ya que hemos sido miembros de su consejo de administración, por lo que tenemos un buen criterio sobre el que basar nuestra opinión. Es justo decir que los empleados y el equipo directivo de la compañía, bajo la atenta presidencia del consejero Antonio Castro Cordobez, han hecho un buen trabajo. Lo conseguido hasta hoy no es poco: estabilidad en la prestación del servicio, estabilidad laboral en una plantilla de más de 1.600 personas (la tercera de España) y una política activísima de innovación tecnológica. Sin embargo, como todo lo bueno es mejorable, nos consta que la mayoría de las personas que trabajan en Titsa comparten con nosotros la convicción de que falta mucho por hacer para llegar al nivel de calidad y servicio que nuestra gente necesita y merece.

¿Qué va a pasar ahora?, ¿qué va a cambiar en Titsa? Nada que ponga en peligro la estabilidad del servicio, ni de los puestos de trabajo, que es lo que más valoramos de la situación actual. Nuestra intención es sumar y contribuir a mejorar la empresa como organización y el servicio que presta al ciudadano. Queremos generar seguridad en lugar de incertidumbre. Pero esto no significa que no vamos a hacer nada nuevo en absoluto. Como decía antes, compartimos con una gran mayoría de las personas que hacen Titsa una idea que es sencilla de decir, aunque, como ellos saben, complicada de llevar a la práctica. Lo que queremos es que Titsa se acerque más al ciudadano en general y sus usuarios en particular. Que mire más por sus intereses, y que lo haga por encima de otras consideraciones. Esto es lo que los técnicos en management llaman estar "orientados al cliente". Vamos a orientarnos hacia ellos, hacia las personas que cogen la guagua y hacia los que podrían hacerlo y no lo hacen, hacia sus problemas, sus necesidades y sus deseos. Y lo vamos a hacer sencillamente porque esa es nuestra principal, si no la única, razón de nuestra existencia como servicio público. Esto es lo que debemos hacer, y todo lo demás no es sino el cómo hacerlo.

Para dar un buen servicio público al ciudadano, nuestro cliente, la empresa debe antes cuidar muy bien de sus trabajadores, y tratarlos como a sus clientes "internos". Debemos asegurarnos que cuentan con los recursos necesarios para realizar su trabajo, la formación adecuada y un sistema organizativo del trabajo eficiente, justo y transparente. Pero lo más importante es que todos juntos, trabajadores y directivos de la empresa, compartamos la misión de anteponer los intereses del usuario a cualquier otra circunstancia. Por ello, ante situaciones difíciles, de escasez de medios o accidentes imprevistos, debemos estar todos a una para evitar que sea el ciudadano quien pague las consecuencias. Esta es la filosofía de gestión que el Cabildo quiere reforzar en Titsa.

Soy consciente de que estas consideraciones que acabado de hacer podrían ser interpretadas como una crítica implícita y desinformada hacia la dura realidad de los profesionales de Titsa. Esta no es en absoluto mi intención, vaya por delante mi absoluto respeto a todos, tanto a los profesionales como a los usuarios. Pero creo que ejercer una responsabilidad política no debe suponer que me limite a pronunciar palabras vacías y vaguedades más o menos bienintencionadas. Este Cabildo tiene la firme determinación de comprometerse con el progreso del transporte público en general y de la compañía Titsa en particular. Cueste lo que cueste y tarde lo que tarde. Ese es el mensaje que quiero dar. El Cabildo ha asumido la gestión de Titsa para mejorar la situación actual, ya que eso es lo que quieren los ciudadanos de Tenerife. Y ese es el trabajo de todos nosotros.

Pero quiero finalizar siendo positivo, porque hay muchos motivos para ello. En próximas fechas pondremos en marcha el nuevo sistema metropolitano con tarifa única. Muchas miles de personas podrán llegar a su trabajo, colegios, etc.; dedicando menos tiempo y, incluso, menos dinero que antes. Eso es muy bueno para Titsa. Le abre nuevas oportunidades. Por otra parte, el Cabildo va a crear una Autoridad Reguladora del Transporte que unificará los distintos sistemas urbanos con el interurbano, es decir, todas las guaguas de la Isla. Tener un único interlocutor, en lugar de los 31 ayuntamientos más el Cabildo, con quien hablar y diseñar las líneas, sus horarios y sus frecuencias, va a ser un gran paso adelante para los responsables de la compañía Titsa, y les va a permitir concentrar su esfuerzo en ser más eficientes en el servicio. Nadie dice que vaya a ser fácil, pero mientras sea posible, será nuestra obligación conseguirlo.

* Director Insular de Transporte del Cabildo Insular

de Tenerife

MANUEL ORTEGA SANTAELLA *