Santa Cruz de Tenerife

EL DÍA otorga sus galardones a Ángel Ripollés y Juan Carlos Cardell

El Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez recae en el autor del artículo "La abogacía canaria", mientras que el de Investigación Histórica Antonio Rumeu de Armas distingue un texto sobre la figura del irlandés Pedro Forstall Russel, quien desde su ventana contempló la frustrada invasión de Nelson.
EL DÍA, S/C de Tenerife
8/ene/07 18:33 PM
Edición impresa

El abogado Ángel Ripollés Bautista, con su artículo "La abogacía canaria", publicado en EL DÍA , y el Ingeniero Superior Industrial Juan Carlos Cardell Cristellys, con el texto editado en "La Prensa" y titulado "Don Pedro Forstall Russel. Un comerciante de origen irlandés del lugar de Santa Cruz de Tenerife en la gesta del 25 de julio de 1797", resultaron elegidos este viernes como respectivos ganadores del XXXVII Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez y del XXXIV Premio de Investigación Histórica Antonio Rumeu de Armas. Convocados por la empresa editora de EL DÍA, por primera vez tras el fallecimiento del profesor que da nombre al segundo de los galardones, el primero de ellos fue concedido por unanimidad, y el segundo por mayoría.

Ambos jurados estuvieron compuestos por el catedrático de la Universidad de La Laguna Ramón Trujillo Carreño; el catedrático, escritor y político Juan Manuel García Ramos; la directora del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo Insular de Tenerife, Fidencia Iglesias González; el periodista y escritor, además de colaborador de este rotativo, Andrés Chaves; el periodista, escritor y presidente de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, Eliseo Izquierdo; el editor y director de EL DÍA, así como presidente de Editorial Leoncio Rodríguez, José Rodríguez Ramírez, que presidió ambos jurados, y Joaquín Catalán Ramos, subdirector de EL DÍA , que actuó de secretario con voz y voto.

José Rodríguez Ramírez se congratuló en calificar de "acertadas" las decisiones de los jueces a la hora de conceder ambos premios. El trabajo merecedor del Leoncio Rodríguez fue tildado de "histórico y muy evocador" por el editor y director de esta Casa, quien recordó que este galardón se decidió por unanimidad. Respecto al Rumeu de Armas, Rodríguez Ramírez destacó que el escrito de Juan Carlos Cardell sobre Pedro Forstall, "un testigo que presenció desde el balcón de su casa el desembarco de Nelson", muestra un carácter "ilustrativo e interesante".

"Meritorio"

Fidencia Iglesias, por su parte, manifestó que el Premio Leoncio Rodríguez había recaído sobre Ripollés "meritoriamente", dado que su trabajo abarca, entre otras cualidades, una vertiente "histórica además de periodística". Una profundidad que se extiende al trabajo galardonado con el Rumeu de Armas, según la presidenta del Organismo museístico insular, ya que "pese a que el texto de Cardell tiene como fondo el 25 de julio, en realidad va más allá del intento de Nelson por conquistar la plaza de Santa Cruz". La obra galardonada permite ver este acontecimiento "a través de la figura de un testigo de excepción", recordó Iglesias, coincidiendo en calificar la obra por el "interés" capaz de despertar.

Juan Manuel García Ramos aseguró que se ha reconocido la larga trayectoria periodística de Ángel Ripollés Bautista con la concesión del Leoncio Rodríguez. Según el catedrático, el autor "habla con autoridad del principio del Colegio de Abogados en Tenerife, aludiendo a las reales cédulas de 1494 y 1526, con las que empieza a aparecer la profesión, hasta llegar prácticamente a nuestros días". En un corto espacio de papel, opinó García Ramos, "se ofrece una visión bastante acertada sobre una profesión que también es la del autor". La personalidad del irlandés Forstall Russel, "al que el autor rescata para ofrecer un testimonio más de lo que era el siglo XVIII en Tenerife", es, por otro lado, para el miembro del jurado, la principal virtud del Premio Rumeu de Armas de este año.

Antes de su valoración, Andrés Chaves quiso honrar la figura de Antonio Rumeu de Armas, recientemente fallecido, animando al mismo tiempo a los autores a presentarse a estos Premios, "posiblemente los más prestigiosos que se conceden en Canarias", aseguró el colaborador de este periódico. "El de Ripollés me ha parecido uno de los mejores artículos que he leído sobre la abogacía canaria", dijo a propósito del primer galardonado. En cuanto al Rumeu de Armas, afirmó que "es cierto que, aunque había otros candidatos, quizá éste sea el más novedoso y el que más se acerca al espíritu del Premio". El repaso por la figura de Forstall, en opinión de Chaves, "es lo que le da más contenido al trabajo de Cardell".

El catedrático Ramón Trujillo dijo que el laureado artículo del penalista tinerfeño "está muy pulido", aunque le achacó cierta "exageración" en su estilo. "Tal vez la obra es demasiado retórica, pero al fin y al cabo -indicó con humor- es el estilo de abogado". Sobre el trabajo vencedor del Premio Rumeu de Armas, el fundador de la Academia Canaria de la Lengua destacó, sobre todo, su temática histórica, añadiendo que el texto "es interesante, está bien hecho y cuenta con mucha documentación". "Como artículo periodístico, Juan Carlos Cardell merece el premio holgadamente", apostilló.

Reunión emotiva

Tampoco olvidó Eliseo Izquierdo la memoria de Antonio Rumeu de Armas, al comentar que la reunión del jurado, este año, "ha sido especialmente emotiva", por cuanto el fallecido mantuvo "una relación estrecha y fecunda" con los jueces del Premio que lleva su nombre. Izquierdo destacó, sobre "La abogacía canaria", que "se trata de una síntesis muy bien hecha sobre una larga trayectoria como es la del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife". "El autor ha sabido -en su opinión- construir un buen artículo, en cuyo breve espacio se ofrece una clara visión y un gran conocimiento sobre el tema que el autor domina".

Del texto de Juan Carlos Cardell indicó que se trata de un trabajo "estimable, que viene a aportar otro granito de arena sobre la gesta del 25 de julio". "A mí me parece interesante no sólo por lo que dice, sino por lo que sugiere y queda en el aire", aseguró.

Por último, Joaquín Catalán manifestó que Ángel Ripollés Bautista presentó un trabajo "bien escrito, que destaca la trayectoria del Colegio de Abogados capitalino, del que el propio autor fue decano". El subdirector de EL DÍA resaltó, además, la "riqueza" que entraña, para expertos y aficionados, la lectura del trabajo premiado con el Rumeu de Armas.