Cultura y Espectáculos

Dolores Hernández edita un libro sobre la historia del Balneario de Santa Cruz

"El Balneario de Santa Cruz y sus aledaños" es el título de este amplio estudio a cargo de esta licenciada en Geografía e Historia y Ciencias de la Información, en el que glosa, a través de seis capítulos, la historia de estas instalaciones con el fin de contribuir a su recuperación.
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/ene/07 18:33 PM
Edición impresa

Los aficionados a la lectura pueden ya emprender un amplio recorrido por una de las zonas más características del noreste tinerfeño gracias a las páginas de "El Balenario de Santa Cruz y sus aledaños", libro que Dolores Hernández Díaz acaba de publicar. La obra, puesta en circulación por Ediciones Baile del Sol, es en realidad una crónica de seis capítulos que tienen como nexo común las antiguas instalaciones que le dan título.

Profuso en fotografías, el libro emerge del interés de la autora por recuperar el legado de este reducto, centro neurálgico para el baño y disfrute de varias generaciones de santacruceros y cuna de la natación tinerfeña. Pese a que el trabajo no adopta la forma de relato, como explica la prologuista del volumen, María Isabel Navarro, en su opinión lo es. "Es la historia social de este espacio urbano contada desde diversos ángulos a partir de una exhaustiva serie de documentos", indica. De este modo, a lo largo de la lectura se puede tener acceso a la historia del proyecto y su gestación, las descripciones de la ciudad, el puerto, y la zona del futuro proyecto en el momento de su aprobación, así como el proceso de construcción y sus agentes, las actividades deportivas que acogió y sus figuras relevantes o las fiestas.

Según Navarro, cualquier elemento esencial para la recuperación integral de este espacio deportivo y lúdico se halla en el libro de Dolores Hernández, que en su opinión aspira a contribuir desde el papel a una acción "ajena en estos momentos a la conciencia pública".

La obra también glosa las discusiones previas de los próceres que conciben la idea, liderados por Santiago García Sanabria, alcalde de Santa Cruz en aquellos momentos.

A lo largo de sus más de 500 páginas, el lector encontrará documentación procedente de la Autoridad Portuaria de Tenerife, el Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares (Madrid), el Centro Cartográfico y fotográfico del Ejército del Aire, y la Federación Tinerfeña de Natación, entre otras fuentes, además de datos extraídos de más de ochenta archivos particulares.

La génesis y evolución del Balneario se estudian en los primeros capítulos del texto, mientras que los deportes y la participación de entidades públicas y privadas en estas actividades queda para páginas posteriores. La Residencia José Miguel Delgado Rizo, enclavada en el Balneario en memoria de una de las primeras figuras del Club Natación Balneario, sigue en la exégesis, que se completa con las comunicaciones y los transportes aledaños al centro.