Santa Cruz de Tenerife

Aprenden a nadar tras cruzar el Atlántico en cayuco

Los jóvenes senegaleses aprenden a nadar en Bajamar, dentro de sus actividades en la Isla, mientras el presidente Rodríguez Zapatero intenta negociar un acuerdo de reagrupación familiar. En su reciente visita al país no lo logró, aunque se sentasen las primeras bases para devolver a los 900 menores acogidos en España.
DORY MERINO, Tenerife
7/dic/06 18:26 PM
Edición impresa

La imagen de los menores que han llegado en cayuco a Canarias aprendiendo a nadar, en las piscinas de Bajamar, no deja indiferente si se tiene en cuenta que han cruzado el Atlántico en un "cascarón de nuez".

El domingo que estos chicos se lanzaban a la piscina para dar sus primeras brazadas, acompañados por sus monitores, causaban admiración entre los espectadores, que no salían de su estupor al imaginar el miedo con el que habrían realizado su hazaña desde las costas de Senegal hasta Canarias.

La facilidad con la que aprendían a nadar, junto con la alegría de lograrlo predecía que les va a ser fácil salir a delante fuera de su país natal, al que no quieren volver por nada del mundo.

Precisamente, la reagrupación familiar de los menores senegales que se encuentran en España, la mayoría en el Archipiélago, era uno de los objetivos de la reciente visita oficial del presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, a Senegal, que estuvo marcada por la firma de acuerdos sobre inmigración de todo tipo, pero el presidente senegalés no accedió a estampar su rúbrica sobre el protocolo que más ansiaba España: el compromiso por escrito de que Dakar aceptará la repatriación de los inmigrantes que lleguen a las Islas en cayuco.

El presidente senegalés, Abdulayé Wade, que se enfrenta a unas elecciones generales el próximo febrero, dejó bien claro en la visita que no firmaría un acuerdo tan impopular entre la ciudadanía, aunque prometió continuar con las operaciones ocasionales de repatriación. Unos dispositivos que en los últimos meses han devuelto a su país a 4.800 de los más de 30.000 senegaleses llegados a Canarias en 2006.

Devoluciones.- Pero el "no" senegalés a un convenio estable de deportaciones tuvo contrapartida. Wade firmó un acuerdo que aparentemente sienta las bases para la identificación y devolución de los más de 900 menores senegaleses llegados a Canarias durante el último año, algunos de los cuales ya han sido repartidos por centros de acogida de la Península.

El protocolo fija que España informará en unos diez días a Dakar de los datos de los niños o adolescentes y que Senegal, en el plazo de 20 días, deberá acreditar su identidad, encontrar a su familia y expedir la "documentación acreditativa de su nacionalidad". Además, España correrá con todos los gastos de la repatriación del menor no acompañado.

En este sentido, el Gobierno de Canarias "ve con buenos ojos" que se hagan todo tipo de gestiones respecto a la inmigración, según afirmó el pasado martes el secretario del Ejecutivo regional, Antonio Castro, quien indicó que Canarias exige que se actúe de manera coordinada y con fluidez en las comunicaciones.