Santa Cruz de Tenerife

El Instituto Cabrera Pinto lleva sus 160 años de historia al cine

El cine Aguere abre hoy sus puertas de forma gratuita para que el público pueda deleitarse con el documental de los hermanos Ríos que hará conocer a unos y recordar a otros la historia del instituto más antiguo de las Islas Canarias.
D. BARBUZANO, La Laguna
20/oct/06 2:27 AM
Edición impresa

Dentro del II Festival Internacional de Cine Histórico que se viene celebrando en el cine Aguere organizado por el Ayuntamiento de La Laguna, hoy, a las 20:00 horas, tendrá lugar un acontecimiento importante, ya que tanto actuales como anteriores profesores y alumnos podrán conocer los 160 años de historia del más antiguo instituto del Archipiélago, como es el Canarias Cabrera Pinto, a través de un documental realizado por los cineastas Teodoro y Santiago Ríos.

El instituto se estableció en 1846 en el inmueble que desde el siglo XVI fue convento de los agustinos y más tarde Universidad. Según el actual director del centro, David Pérez-Dionis Chinea, "durante 500 años esta joya del patrimonio histórico de las Islas Canarias ha sido también el corazón vivo de su actividad académica y cultural".

Un instituto por el que pasaron hombres tan ilustres como, por ejemplo, Benito Pérez Galdós, Blas Cabrera, Óscar Domínguez, José Aguiar y Antonio González.

Los que vean hoy el documental harán un recorrido en el tiempo por los magníficos claustros del instituto que está rodeado de un entorno privilegiado, zona donde la actividad cultural se complementa con la educativa. La memoria de las antiguas generaciones revivirá en los rostros de los jóvenes estudiantes ante la nostálgica y esperanzada mirada de quienes también, hace algunos años, ocuparon sus pupitres.

El documental ha sido rodado con la colaboración del Ayuntamiento de La Laguna, la Dirección General de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias y Televisión Canaria, guiados por el objetivo de que el Cabrera Pinto se ha convertido en un lugar común en el vocabulario de los laguneros, y que, como señala David Pérez-Dionis, "se relaciona con cultura, educación, pero también con adolescencia, descubrimiento y un sinfín de anécdotas que recuerdan muchos cada vez que vuelven al instituto".

Humanismo y rigor histórico

El documental, utilizando la narración en primera persona, humaniza al viejo edificio que fue en el siglo XVI convento de agustinos y cuenta cómo han pasado por las aulas del instituto algunos de los que estarían llamados a ser los canarios más destacados de su tiempo como los citados anteriormente y Adolfo Cabrera Pinto, director del centro durante el primer cuarto del siglo XX.

Este trabajo cinematográfico transmite el estrecho vínculo afectivo que une al instituto con su entorno. Desde los secretos hallados en su interior, como el descubrimiento de la cripta o los frutos de los célebres naranjos del jardín compartidos entre estudiantes y conserjes a principios del siglo pasado, el espectador disfrutará, además, con un sinfín de anécdotas y curiosidades ocurridas durante su historia.

El documental se detiene en el noble salón de actos, que antes fue refectorio de los monjes y luego paraninfo de la Universidad. Un lugar donde tuvieron lugar recepciones tan importantes como las de Alfonso XIII, Unamuno o el príncipe Felipe.

El espectador también admirará el antiguo Gabinete de Historia Natural y la colección de aparatos científicos que forman hoy un importante museo, así como la imagen de los primeros directores del instituto o los cuadros cedidos por el Museo del Prado. También se oirán las palabras de Unamuno cuando dijo que el centro era "un rincón de singular sosiego, un remanso de quietud que solicita al estudio", o las del poeta Guillermo Perera relativas a que "yo no sé qué tiene esta casa, que aquel que la ha vivido nunca la olvida, con temor se entra, el tiempo pasa y al correr de los años es más querida".

INFORMACIÓN EN PÁG. 40