Vivir

"Hay que aprender a ver la muerte como algo natural y no como el final"

El psicólogo Luis Sánchez impartirá, primero en La Gomera y después en Tenerife, un taller sobre "La muerte y el crecimiento personal". Hay que evitar ver el tránsito como algo que asusta y da miedo.
14/sep/06 18:15
Edición impresa .

CRISTINA ÁLVAREZ, Tenerife

Luis Sánchez es psicólogo y psicoterapeuta e impartirá un taller sobre "La muerte y el crecimiento espiritual" en La Gomera (el 23 y 24 de septiembre) y en Tenerife.

Para Sánchez, "a pesar de que la muerte es una palabra que nos asusta y se ve como un tabú en la cultura occidental, hay que verla desde otra perspectiva. Actualmente, la muerte se esconde, mientras que antaño se solía velar a los fallecidos en las casas y toda la familia los despedía. Yo considero que la muerte no es el final".

Este psicólogo y psicoterapeuta lleva trabajando muchos años en hacer entender y mostrar a las personas que tras la muerte hay algo espiritual y no se debe ver como algo sólo físico.

En el taller que se llevará a cabo en isla Colombina este mes, y en noviembre en Tenerife (tfno. 922 244 039), se tratarán aspectos como las vidas pasadas y futuras y la comunicación interdimensional, entre otros puntos.

A las personas se les puede ayudar a morir con calma con paz y tranquilidad. "Hay personas que son muy religiosas y se supone que creen que hay algo más allá, y se ha demostrado que mueren con auténtico miedo. La cultura tibetana y egipcia disponen de auténticos mapas y sistemas para ayudar a las personas que están a punto de morir, con lo que se les muestra lo que se van a encontrar tras sufrir ese viaje", explica Luis Sánchez.

Para el psicoterapeuta, "hay tanto miedo a la muerte porque nuestra sociedad se ha hecho tan reduccionista que se tiene una visión muy materialista de la vida. Por este motivo se oculta y, detrás de ello, debe estar el miedo al vacío, a la nada, a desaparecer. Asimismo, las personas tienen miedo a que las incineren porque las cenizas se ven como algo más pobre que si se las entierra y permanecen los huesos". Este taller va dirigido a todo aquel que siente inquietud ante el paso decisivo, aunque ya se cuentan entre los inscritos enfermeras, directivos de empresas, personal de hospitales y Sanidad, pues se encuentran en plantas (UVI-Oncología) donde la muerte está presente cada día.

Hay algunos sanitarios que ya se han formado en técnicas avanzadas que ideó una doctora suiza. Dicha experta estuvo muchos años investigando y en contacto durante largas épocas con personas cercanas a la muerte.

En Tenerife se están haciendo proyectos y trabajos muy valiosos en torno a este asunto, incluso hay un máster. "Yo, al principio, no creía en esto, pero las experiencias que he tenido me han hecho reflexionar sobre este ámbito. Realmente, lo físico no es lo único y hay algo más, y se puede llamar espíritu, yo trascendente, alma o conciencia. No es una teoría porque hay casos constatados", dice.

Hay muchos tipos

Hay muchos tipos de muerte. De hecho, Luis Sánchez afirma que "se ha comprobado que cuando es una muerte repentina, es más traumática para la persona, porque no le ha dado tiempo a prepararse. Eso puede llegar a producir un trauma en la persona y cuando pasa al otro lado le desconcierta, pues no sabe dónde está. Hay algunos expertos que denominan a este tipo de experiencias de muertes traumáticas psicosis postmortem. Debe pasar un tiempo para que la persona tome conciencia de que ha muerto".

El término "fantasma" no cree Sánchez que sea una palabra adecuada, sino que más bien se debe hablar de "espíritus".

Hay muchas personas que parece que sienten más el fallecimiento de familiares o de amigos, incluso que su dolor es mucho más grande y más duro. Al respecto, Sánchez considera que "es cierto, que hay individuos que lo sienten así. Sufren más por unas muertes que otras personas en las mismas circunstancias, pero más que nada se debe al vínculo que se ha tenido con la persona fallecida. Hay un periodo de duelo psicológico que se debe pasar para asimilar esa pérdida. Deben pasar entre seis meses y dos años -que es el periodo de superación de ese duelo psicológico- para poder saber si una persona ha superado la pérdida, porque, de no ser así, se puede quedar enganchado y sufrir depresión, ansiedad, insomnio, no puede trabajar y se bloquea", argumenta.

"No hay que haber visto de cerca la muerte para poder hablar de ella y debemos ser conscientes de que venimos a la vida para aprender algo y cuando fallecemos pasamos a otra etapa", aclara.

"La muerte es un tránsito hacia otro lugar donde vamos a tener una mayor plenitud. Hay que verla como algo natural", apostilla el psicólogo.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: