Cultura y Espectáculos

"Gaceta de Arte fue un referente de las mejores publicaciones del surrealismo"

El Congreso "Surrealismo Siglo XXI" se clausuró ayer en La Laguna con las intervenciones, entre otros, del ensayista francés Serge Feaucherau, quien otorgó a la famosa revista tinerfeña un papel clave en la influencia que la corriente ejerció en toda España, y por lo que recibió numerosos reproches.
EL DÍA, S/C de Tenerife
29/jun/06 18:07 PM
Edición impresa

El crítico de arte y ensayista francés Serge Feaucherau manifestó ayer en La Laguna que el período de entreguerras fue, sin lugar a dudas, "la edad de oro del surrealismo", dada la ingente cantidad e importancia de las revistas de vanguardia que se publicaban en esa época, y de las que la tinerfeña Gaceta de Arte "es un referente inevitable".

El experto hizo estas manifestaciones en la sesión de clausura del Congreso "Surrealismo Siglo 21", organizado por la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias y la Universidad de La Laguna, en la que abordó el papel de las revistas de vanguardia y delsurrealismo en el periodo de entreguerras.

Feaucherau recordó asimismo que "Gaceta de arte", surgida en Tenerife entre 1932 y 1936, "no aparecía seducida por el surrealismo", al menos a tenor de lo que aseguraba en su primer número. En él, la revista concretaba que se interesaría "por todos los fenómenos artísticos contemporáneos", mientras que en los siguientes trató casos como los de la Bauhaus, Max Scheler y Otto Dix. "Artistas como Picasso sólo aparecieron en la séptima entrega", afirmó el especialista francés. Fue en septiembre de 1933, un año y mediodespués de su fundación, cuando López Torres ofreció un reportaje de cierta importancia acerca de la exposición surrealista de la Galería Colle.

"Gaceta de Arte", tras alentar la visita de Breton y Peret a Tenerife, envalentonó a sus colegas españoles, por ejemplo, a la publicación Noreste, de Zaragoza, "una buena revista que, verdaderamente, no se dedicaba en exclusiva al surrealismo ni al arte, pero que siempre admiró el trabajo hecho por Westerdahl y sus amigos desde Tenerife", indicó Feaucherau.

Corriente "legítima"

"La fuerte influencia de la publicación tinerfeña se sintió en toda España", dijo, y, cuando recibió el reproche de ser "demasiado surrealista", Westerdahl contestó que de sus colaboradores "sólo Tanguy lo era de manera oficial, y que, sea como fuere, el surrealismo era una corriente perfectamente loable, admirable y, sobre todo, legítima".

Feaucherau ve en la respuesta de Westerdahl "lealtad, elegancia y espíritu de independencia", justo antes de que llegase a España un periodo "nada propicio para las revistas, para la cultura y para los hombres en general", en clara referencia al inminente estallido de la Guerra Civil.

A las reflexiones y argumentaciones del crítico de arte francés y amante del movimiento surrealista, siguieron dos intervenciones más, todas relacionadas con las publicaciones periódicas sobre surrealismo y con menciones especiales para la isleña "Gaceta de Arte".

Las exposiciones posteriores correspondieron a Enrique Granell, arquitecto y profesor en la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona, y a María Luisa Navarro, profesora de Historia de Arte de la Universidad de La Laguna e investigadora que hace poco tiempo se acercó con profundidad a la figura de Eduardo Westerdahl.

Granell centró su intervención en hacer un recorrido por las ciudades, las culturas, los ambientes y los boletines de contenido surrealista que vieron la luz en Londres, Bruselas, Praga y Tenerife, y destacó "Gaceta de Arte" como una de las publicaciones relevantes en el corto periodo de abril de 1935 a septiembre de 1936 en que aparecieron los únicos cuatro boletines de ámbito internacional sobre surrealismo.

Atrevimiento

Sobre la revista en la que eran piezas clave Westerdahl y Pérez Minik, entre otros, destacó su atrevimiento e identificó el número dos de "Gaceta de Arte" como la edición que formó parte de los cuatro boletines internacionales, uno con salida en Londres, otro en Praga, un tercero en Bruselas y el cuarto en Tenerife.

La contribución isleña reproduce en portada, nada más y nada menos, que un cuadro de Óscar Domínguez, el titulado "El cazador".

La última jornada del Congreso "Surrealismo Siglo 21", cuya cita íntegra ha sido calificada por los organizadores de "convocatoria de gran éxito y provecho para resaltar y conocer más a fondo la figura del pintor Óscar Domínguez y la contribución canaria y tinerfeña al movimiento surrealista, de influencia mundial", se selló con la participación de la profesora María Luisa Navarro.