Última
LO ÚLTIMO:
Detenido en Vitoria el presidente del centro cultural islámico por captación leer
EL GONGO VÍCTOR MARTÍN*

El "gran puerto" de Tazacorte


14/may/05 6:39 AM
Edición impresa

CUANDO EL PUERTO de Tazacorte tenga una línea regular de viajeros me corto el pelo al cero. Promesa pública. Aunque la conexión marítima sea simplemente con el muelle de Santa Cruz de La Palma para unir a bagañetes y capitalinos. La infraestructura se inauguró en 2002, con un crucero de andar por casa, y los políticos presentes en el acto prometieron que sería la panacea para uno de los municipios más empobrecidos de Canarias.

Tiro de hemeroteca para rebuscar declaraciones posteriores realizadas desde el Gobierno de Canarias acerca de la puesta en servicio del puerto. Apunto que está prevista su ampliación para que pueda ser operativo, que diferentes empresas de tráfico de mercancías quieren operar con Tazacorte y -no aguanto más la risa por no llorar- que será declarada de obligado servicio público la conexión entre el muelle bagañete y Tenerife. ¿A quién quieren engañar? ¿Tan desesperados estamos los palmeros para que nos vengan con milongas? Subo la apuesta, me rapo la cabeza y, además, me pongo en el puerto vestido de gitana para recibir al primer pasajero.

Me comentan -simples rumores- que los pescadores y expertos conocedores de la mar en Tazacorte siempre han afirmado que las condiciones marítimas en aquellas aguas durante varios meses al año sólo permiten operar a un determinado tipo de embarcaciones. El resto, se "comen" el muelle y se van con las lindas morenas. Eso sí, no son técnicos y, por tanto, su opinión no está avalada por estudios sino por años y vidas repletas de experiencias. Sí, me arriesgo aún más, de gitana, con flor en la oreja y en minifalda.

Que nadie entienda esta columna como una postura contraria al puerto de Tazacorte. El muelle es necesario, pero ahora mismo sólo es un "gran salón" para ir a pasear. Y así han transcurrido los años, sin que nadie levante el dedo para decir que se equivocó y que se necesita más tiempo. Así de sencillo, se reconoce, se expone y, al menos, se evitan medias verdades que ya no se sostienen. Y no olvidaré mi promesa.

* Redactor de EL DÍA

EL GONGO VÍCTOR MARTÍN*