Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Corbyn rechaza reunirse con May si no descarta un "brexit" sin acuerdo leer

Una operación perfecta

Sebastián Corona podrá empezar a entrenar dentro de dos semanas, gracias a la novedosa técnica empleada en una intervención cuyos detalles desveló ayer el cirujano maxilofacial Pablo Furelos.
L. BRETÓN, S/C de Tenerife
2/mar/05 10:01 AM
Edición impresa

L. BRETÓN, S/C de Tenerife

"Todo ha ido muy bien", comentaba el cirujano maxilofacial Pablo Furelos, quien intervenía quirúrgicamente a Sebastián Corona a primera hora de ayer en el Hospital Universitario de Canarias. El médico había tranquilizado previamente a los familiares del futbolista, que ya se recupera con total normalidad y que puede recibir el alta hospitalaria mañana mismo.

El especialista comentaba los detalles de la intervención: "Hemos encontrado una fractura muy importante, con hundimiento de todo el seno frontal. Tenía un total de nueve fragmentos de hueso, con un hundimiento aproximado de centímetro y medio, como se pudo apreciar desde un primer momento, con una depresión en la frente".

Furelos explicaba que "se han levantado todos los fragmentos, uno por uno, y se han puesto en su sitio. También se ha liberado el nervio supraorbitario, que estaba involucrado porque se encontraba entre dos trozos de fractura. Además, se han colocado seis placas de titanio pequeñas, casi inapreciables, lo que no le impedirán para nada jugar ni dar balonazos".

El cirujano informaba que "se ha empleado una técnica descubierta por el doctor Anitúa en Vitoria y que el doctor Mikel Sánchez lleva más de tres años aplicando. A Donato, por ejemplo, se le llevó allí cuando tuvo una lesión en el tendón de Aquiles, haciéndose uso de la citada técnica, que consiste en la aplicación de factores de crecimiento".

Furelos precisaba que "se le extrae un poco de sangre al paciente, se le aíslan las plaquetas y se le aplican en el punto de fractura. Todos los estudios realizados tanto con animales como con personas han demostrado que la curación se reduce a la mitad de tiempo, lo que es muy importante en medicina deportiva".

El cirujano, acompañado por el doctor Medina, del Tenerife, añadía que "no parece ninguna fantasía decir que Corona estará jugando en unos quince días. El plazo normal sería de un mes, pero con la aplicación de este método se reduce a la mitad".

El deportista permanecerá ingresado hasta mañana, sobre todo por los drenajes, "para irse a casa sin ellos", decía Furelos, quien comentaba que Corona "está muy bien, con un ánimo excelente".

Sobre el retraso de la intervención, el médico reflexionaba en voz alta: "En la medicina pública somos todos iguales y nadie pasa antes por muy famoso que sea". Furelos hacía ese comentario porque Corona le había dicho previamente que entendía perfectamente que si había dolencias más graves debía esperar.

Una vez más, el especialista recordaba que "la fractura pudo haber sido más grave si se hubiera producido en otro punto, como en la sien, que es una zona más fina".

A Corona, medicado con un poco de antibiótico y antiinflamatorio, no le quedará ninguna secuela, aunque ahora se le verá con la zona algo más abultada, con una especie de chichón, pero en poco tiempo tendrá la frente normal. Y podrá jugar.