Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

La Iglesia carga contra el plan Ibarretxe por "insolidario, inaceptable y excluyente"

Avisa al PNV de que el "nacionalismo totalitario es incompatible con la doctrina católica". La Conferencia Episcopal recuerda que la Constitución se puede modificar, pero por los cauces legales.
COLPISA, Madrid
8/ene/05 0:36 AM
Edición impresa

La Iglesia arremetió ayer contra el plan Ibarretxe. Por medio de un ro-tundo comunicado, la Conferencia Episcopal Española censuró ayer la propuesta del lehendakari por considerarla "moralmente inaceptable, insolidaria, excluyente, por entender que tiene tintes totalitarios, impone el culto a la nación y antepone sus aspiraciones políticas a los derechos de las personas".

La cúpula eclesiástica baja de nuevo a la arena política, a pesar de que una de sus máximas, en teoría, es no intervenir en ella. Y esta vez no lo hace para criticar al Gobierno socialista, sino para lanzar una dura advertencia al PNV, uno de los partidos democristianos de mayor tradición católica, por la deriva que está tomando la formación de Josu Jon Imaz con su pulso al Estado.

Tras la aprobación el 30 de di-ciembre en el Parlamento vasco del plan Ibarretxe, el órgano de gobier-no de la Iglesia se siente en la obligación de dar su opinión y recuer-da que el derecho de autodeterminación lo tienen los pueblos que son colonizados o invadidos, pero no los que unilateralmente deciden que se quieren independizar, porque ese es un caso en el que la secesión "es moralmente inaceptable". Sobre todo cuando ese territorio impone su exigencia "a toda costa y por cualquier medio", lo que a ojos del clero se convierte en una "idolatría de la propia nación" que "pervierte gravemente el orden moral".

El documento se titula "Sobre nación y nacionalismos" y es un comunicado hecho público por su secretariado de la Conferencia Episcopal, no ha sido debatido por el Pleno de la institución. Pero recoge muchos de los extremos incluidos en la instrucción pastoral "Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias", aprobada en plenario en noviembre de 2002.

Falsear la realidad

La Iglesia cree que muchos de los argumentos incluidos en aquel documento de condena de la actividad de ETA valen ahora para criticar el plan Ibarretxe. Por ejemplo, que España es el fruto de lar- gos y complejos procesos históricos que "no pueden ser ignorados ni distorsionados o falsificados al servicio de intereses particulares" como los nacionalistas.

Advierte al PNV -partido al que no cita de manera expresa la nota- que, como el resto de los partidos políticos, debería utilizar "argumentos verdaderos" para intentar alcanzar sus objetivos, porque de lo contrario sus acciones "degeneran en una ideología y un proyecto excluyente, incapaz de reconocer y proteger los derechos de los ciudadanos, tentado de las aspiraciones totalitaria".

Por ello la Iglesia reitera su de-nuncia de que ningún territorio puede negar unilateralmente la so-beranía de España, y que los territorios que la componen deben asumir que "no gozan de un derecho absoluto a decidir sobre su propio destino". La Iglesia aclara que no combate a los partidos nacionalistas, pero les exige que dejen de considerase a sí mismos como los únicos capaces de "proponer el amor a la nación" y les pide que no caigan en el error de "excluir y menospreciar" al resto de realidades nacionales o estatales.