Cultura y Espectáculos

Expertos de La Laguna desarrollan un proyecto "on line" para superdotados

El programa experimental trabaja con siete unidades dirigidas a niños de entre 8 y 15 años y plantea un foro común donde desarrollar los hábitos de estudio y las capacidades socioafectivas, que, como explica su responsable, África Borges, "si no se potencian a tiempo pueden desembocar en fracaso escolar".
DAVID FUENTEFRÍA, S/C Tfe.
5/dic/04 21:00 PM
Edición impresa

Los problemas que plantea el "don" de las altas capacidades intelectuales conocidas como sobredotación en un niño no terminan superadas las complicaciones de su detección. Prestar una adecuada atención al desarrollo del potencial de estos pequeños puede suponer un quebradero de cabeza mayor, si cabe, para padres y profesores, algo a lo que un equipo de expertos de la Universidad de La Laguna, capitaneados por África Borges, profesora del departamento de Psicobiología y Metodología de las Ciencias del Comportamiento, pretende contribuir a paliar gracias a la creación de un programa pionero "on line".

"Diez profesores universitarios, unidos a dos psicólogas profesionales que nos prestan apoyo y seis licenciados, algunos estudiantes de doctorado, han colaborado en esta iniciativa voluntaria que se inició hace dos años, aunque a partir del pasado comenzó la fase de intervención", explicó Borges. Si bien, por lo general, "el sistema educativo ofrece a los niños superdotados pasar de curso -lo que es posible sólo en dos ocasiones- o bien acogerse a una adaptación curricular para profundizar en sus conocimientos, nuestro programa es extraescolar y se basa en una percepción integral del superdotado que trabaja con el niño en los aspectos socioafectivo y académico", continúa la profesora. "El primero se basa en áreas interpersonales y, el segundo, implica un programa bastante más amplio, que reúne estrategias de aprendizaje con métodos para autorregularlo, todo ello implementado on line", añadió. El programa consta de 7 unidades que se van incrementando en un tema por semana. "La idea es que se adquieran hábitos de estudio, desde una perspectiva que ayude al niño a regular su aprendizaje, porque a pesar de que se trata de personas con grandes posibilidades cognitivas, tienen que desarrollar los hábitos de estudio igual que las demás", asegura África Borges.

Esto es importante hasta el punto de que "una fuente de fracaso escolar en estos chicos puede proceder de no haber desarrollado hábitos de estudio". Sucede que, "al tener una capacidad alta, puede ocurrir que los pequeños superen los cursos casi sin estudiar, hasta que llega el momento en que tienen que hacerlo, y en esas ocasiones llega el batacazo, porque han superado las etapas anteriores con facilidad, careciendo de estrategias".

El equipo de expertos ha tenido en cuenta como premisa fundamental que "la superdotación intelectual, que en principio parece una gran ventaja, puede terminar creando muchos problemas, que desde el punto de vista educativo se reflejan en que el alumno no recibe la formación adecuada". "Ello puede conllevar aburrimiento, enfrentamientos con el profesor que pueden conducir a retraso escolar o a diagnósticos de hiperactividad".

"Para los padres -comentó además la profesora- supone en muchos casos un vía crucis descubrir que su hijo posee una inteligencia superior".