Jornada Deportiva

Ñito: "El Tenerife no jugaba al fúbol; la gente se iba del campo"

El ex jugador y técnico blanquiazul opinó que el equipo de Amaral no tenía orden y que no contaba con suficientes centrales. Dijo que al anterior entrenador no lo tiene en cuenta, que un miembro del consejo de administración quiso humillarlo, y que no considera a Carrasco un secretario técnico coherente.
JORNADA, S/C de Tenerife
13/may/04 18:09 PM
Edición impresa

Cipriano González repasó en el programa "El Convite" de Radio El Día diversos aspectos del club en el que trabajó durante tantos años, como futbolista, "ojeador" y técnico, y del que está en vías de desvincularse por medio de un contencioso que aún sigue abierto.

Comenzando por el plano deportivo, Ñito expresó su punto de vista acerca de la propuesta futbolística del anterior entrenador blanquiazul, David Amaral. "Para mí el Tenerife no jugaba al fútbol; había gente que se iba del campo. La afición, desde que empezó la temporada, estaba loca por que le dieran algo para ilusionarse y agradecerlo. Luego vino gente en el mercado de invierno y se cambió el sistema", manifestó.

Por otra parte, señaló que "no me gustó nada la pretemporada que se hizo, porque no se podía hacer una valoración con los adversarios a los que se enfrentó".

Sin abandonar el tema deportivo, agregó que David "jugaba con tres centrales y sólo tenía dos en la plantilla. No me lo explico. Dejó a Alexis y a Lussenhoff, y a Óscar Álvarez lo tenía a un lado. La gente no es tonta y se da cuenta. Así no podía haber orden. Encima, hasta a veces sacaba a Corona y lo ponía delante, y a Garai también".

Respecto a la política de fichajes del Tenerife, declaró que "no entendí que viniera Ismael teniendo a Basavilbaso, que es un profesional íntegro, o a Bermudo, que es internacional sub'21 y no se le ha hecho ni caso, o a un canterano como Roberto Carlos. Y más todavía. Luego, los centrales. Traes a Djukic. No tengo nada contra él. Es un excelente profesional, le gusta el fútbol, lo han contratado y ha venido a jugar dentro de su capacidad. Siempre me ha encantado, pero tenías a Lussenhoff y a Alexis, e incluso a uno de la cantera, Jacob, y lo echas".

Asimismo, dejó entrever que no mantiene una relación cordial con Amaral. "A David no lo tengo en cuenta para nada. Le deseo muchos éxitos y que sea muy feliz. Allá él. Sé que en la vida he ido por el camino de la verdad y no digo que de esta agua no beberé, pero siempre me he buscado las cosas por mí mismo, solito. Le deseo mucha suerte. A él y a algunos más".

Asimismo, Ñito comentó que no ha recibido el mejor trato de los actuales rectores del Tenerife. "No les interesa que esté ahí y lo acepto. Si no soy de su gusto, ¿por qué voy a seguir? Lo que sí quiero es que me respeten tal y como yo he hecho con mi trabajo".

En este sentido, admitió sentirse "dolido con algunos de los que están ahí, porque han jugado al fúbol y saben que he sido un profesional durante dieciocho años y he jugado catorce temporadas fuera. Creo que algunos no me han respetado. Uno quiso humillarme y no se lo permití".

Para acabar, Cipriano González abordó la labor del secretario técnico del CD Tenerife, Francisco "Lobo" Carrasco. "Creo que hasta el momento, ese chico no ha hecho gran cosa. Más bien, no le veo coherente para llevar la secretaría técnica. Pienso que aquí hay gente que lo puede hacer mucho mejor. No sé cuál es su función. En su día oí que iba a traer a Trashorras, a Motta... a todo el Barcelona B", concluyó.