Vivir

La AECC impulsa un ambicioso proyecto para tratar la leucemia

La línea de investigación, que dispondrá de 150.000 euros en tres años por parte de la Asociación Española Contra el Cáncer, pertenece al Departamento de Genética de la Universidad de Navarra, dirigido por María Dolores Odero.
EFE, Pamplona
16/abr/04 18:01 PM
Edición impresa

La Fundación Científica de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) financiará con 150.000 euros el proyecto de investigación de María Dolores Odero que pretende caracterizar mejor a nivel genético dos alteraciones implicadas en el mal pronóstico en los pacientes con leucemia mieloide.

El proyecto de Odero, del departamento de Genética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, es uno de los beneficiarios de la convocatoria de ayudas de la fundación científica de la AECC, y se centra en conocer mejor las características genéticas entre las distintas formas de la leucemia mieloide y su aplicación en la terapia y pronóstico de estos enfermos.

Tras la firma del convenio, por el que la fundación otorgará 50.000 euros en cada uno de los próximos tres años para esta investigación, su autora explicó que "dentro de las leucemias mieloides agudas, las alteraciones genéticas influyen mucho en el tipo de pronóstico que va a tener el paciente, pues las de buen pronóstico hacen que haya que tratarlos menos, mientras que hay otras de pronóstico intermedio y otras de muy mal pronóstico".

Incidencia

La incidencia de la leucemia mieloide aguda es de 2 ó 3 de cada 100.000 habitantes cada año, aunque este tipo de pacientes "normalmente recaen con bastante frecuencia, sobre todo los que tienen alteraciones genéticas de mal pronóstico, de entre quienes sólo un 2 por ciento sobrevive a los cinco años", señaló Odero.

Por el contrario, explicó que quienes tienen alteraciones genéticas de buen pronóstico cuentan con índice de curación muy alto, ya que más del 50 por ciento sanan completamente.

"Por eso es muy importante estudiar las alteraciones genéticas asociadas a mal pronóstico, para así poder conseguir dianas terapéuticas que vayan directamente contra el cáncer, o para conseguir que cada paciente tenga un pronóstico muy bien definido", explicó la investigadora.

Por otra parte, la experta manifestó la "ilusión" con la que afronta esta investigación, que deseó tenga una aplicación directa para el paciente al considerar que "realmente la investigación cura el cáncer". Por último, indicó que "la mayor ilusión de los oncólogos es poder ir a curarlo y no sólo frenar la proliferación por quimioterapia, y eso se consigue con investigación".