Jornada Deportiva

El Real Mallorca dejó sentenciada su eliminatoria ante el Spartak de Moscú


27/feb/04 17:14 PM
Edición impresa

0 Spartak

Lomaia, Parfyonov, Petkovic, Mitreski, Kovtun, Kebe, Trobok, Kalinichenko, Pavlenko (Ivanov, min.90), Samédov (Stanic, min.90), y Pjanovic.

3 Mallorca

Miki; Olaizola, Ramis, Lussenhoff, Poli; Finidi, Marcos, Nagore, Campano (Tony González, min.59); Bruggink (Correa, min.73) y Eto'o (Jesús Perera, min.83).

Árbitro:

Alon Yefet (Israel). Mostró amarilla a Nagore.

Goles:

0-1, min.67. Etoo.

0-2, min.81. Toni González.

0-3, min.85. Jesús Perera.

Incidencias:

Estadio Lokomotiv, 20.000 espectadores.

COLPISA, Mallorca

Un práctico Mallorca sacó a relucir las enormes carencias del Spartak de Moscú, al que sólo le queda el nombre, y certificó virtualmente en la gélida capital rusa y en una sobresaliente segunda parte su clasificación para octavos de final de la Copa de la UEFA, al ganar por un rotundo 0-3.

Aunque había cierto temor a este partido, sobre todo por el crudo invierno y porque los isleños debían de mirar de reojo la Liga, donde están a sólo tres puntos del descenso y el domingo reciben al Atlético, todo fue coser y cantar para los de Luis, "sabio" también en Europa.

El representante español se mostró una clase superior en todas las facetas del juego. Y es que el Spartak, que estrenaba entrenador en la figura del veterano Nevio Scala, acusó falta de rodaje tras el perón invernal y las dudas que generan cuatro cambios de técnico desde junio pasado. Sin ideas adelante y vulnerable en defensa, dejó bien a las claras por qué terminó en la frustrante décima plaza en la pasada Liga rusa.

El Mallorca se limitó a controlar al Spartak en una tediosa y fría, no sólo en lo climatológico sino también en el juego, primera mitad. Por aquello de jugar en casa, los rusos llevaron la iniciativa y tuvieron más el balón en su poder, pero su dominio resultó estéril frente a un conjunto español bien plantado y con las líneas juntas.

Tras comprobar el pobre potencial del rival, con más historia que fútbol, los bermellones arriesgaron más en la reanudación. Decidieron estirarse en serio después de superar el primer gran susto, la primera gran ocasión del Spartak. Pavlenko se fue de Ramis con un caño y lanzó ligeramente desviado sobre la portería de Miki.

Finidi, en una acción que el portero salvó con el pie, dio el primer aviso balear antes de que Etoó se marchase como una bala por banda derecha y batiese por bajo a Lomaia en su salida. Ese gol hundió a los moscovitas y a sus aficionados, que lanzaron bengalas, botes de humo y diversas frutas sobre el césped, lo que a buen seguro costará una sanción al Spartak.

El Real Mallorca, muy inteligente, aprovechó a la perfección el desánimo de los locales para sentenciar en el tramo final al contragolpe, merced a los goles de Toni González y Perera, dejando la eliminatoria prácticamente sentenciada para el enfrentamiento de vuelta.