La Palma

El Gobierno prevé eliminar las rocas que limitan la operatividad del puerto

La Consejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias ha adjudicado esta actuación, incluida dentro del Plan de Puertos, necesaria para la puesta en marcha definitiva de la infraestructura portuaria. Este proyecto complementario a la ampliación del muelle bagañete costará algo más de 2,6 millones de euros.
EL DÍA, Tazacorte
16/ene/04 1:47 AM
Edición impresa

La Consejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias ha adjudicado las obras de una proyecto complementario a la ampliación del puerto de Tazacorte, enmarcada en el Plan de Puertos, por la que se pretende revisar ciertas actuaciones necesarias para la puesta en marcha definitiva de esta infraestructura marítima. Para ello se invertirán algo más de 2,6 millones de euros, según se recogen en el anuncio publicado ayer en el BOC.

La principal acción a ejecutar tiene que ver con la operatividad del puerto de Tazacorte, que continúa pendiente de que la Consejería subsane algunos contratiempos derivados en torno a la instalación marítima, como es el calado de una serie de rocas sumergidas o bajas que se sitúan justo en la zona de entrada al refugio, entre la boca del muelle y las bajas salientes de Las Gavaceras. Las mismas se encuentran a una profundidad de unos 6 ó 7 metros, y la intención de la Consejería es disminuir su tamaño para garantizar una mayor seguridad a los barcos que operen en el muelle.

Desde el departamento regional, tras consultar la opinión de algunos técnicos, así como la de los responsables de las compañías de transporte marítimo que se han interesado por operar en esta ensenada portuaria, se ha decidido po-ner en marcha esta actuación con el objetivo de limpiar toda la boca de entrada al puerto, además de revisar el encajonado de los tetrápodos utilizados para la ampliación del mismo. Para ello, se ha requerido los servicios de una UTE formada por varias empresas.

Desde la Consejería se explicó hace algunos meses que, en realidad, estas rocas no dificultan la operatividad de un barco que cuente con una calado de cuatro metros, como son los ferrys o los pequeños buques de carga, que son para los que actualmente está diseñado el puerto de Tazacorte.

En cualquier caso, si el mar estuviera malo y uno de estos barcos se encontrara operando allí, posibilidad remota dado que en malas condiciones no se podría operar, tendría dificultades.

Por ello, con la intensión de tener una mayor seguridad, se realizará un barrido en el que se localicen todos los salientes para reducir su cota de altura, bajo superficie, sobre todo para permitir de cara al futuro la operatividad de barcos de mayor calado.

A esta actuación se unirá el estudio de la batimetría del mar para mejorar las condiciones de operatividad de los buques dentro de la ensenada, así como un nuevo proyecto de ampliación del puerto que ya ha sido anunciado.