La Laguna

BARCOS de tierra adentro

Los navíos participarán hoy en una de las más importantes manifestaciones del folclore canario, como son las carreras alrededor de la iglesia de Valle Tabares dentro de sus fiestas de la Virgen del Rosario.
D. BARBUZANO, La Laguna
4/oct/03 14:30 PM
Edición impresa

Valle Tabares celebra hoy y mañana uno de los actos populares más antiguos del costumbrismo canario que aún perduran en este barrio lagunero, como es la carrera de barcos con motivo de las fiestas en honor a la Virgen del Rosario.

Esta tarde, a las 17:00 horas, subirán los barcos de Valle Tabares, Valle Jiménez, Los Campitos y El Toscal hasta la iglesia para luego dar las tres tradicionales vueltas alrededor del templo en reñida competición. Los grandes lo harán con yuntas y los más jóvenes, que garantizan el futuro de la costumbre, tirarán ellos mismos de pequeños navíos. Mañana se repetirán de nuevo las carreras, hacia las 19:00 horas, después de la función religiosa.

Sobre el origen de los barcos, Julio Torres destaca que en las fiestas de Nuestra Señora de los Remedios de 1699, en La Laguna, se presentó como novedad un castillo situado en la esquina de la calle de la Carrera y dos navíos móviles en carretas. Al parecer, el acto gustó tanto a los vecinos que al día siguiente los barcos acompañaron a la procesión. Añade el escritor que el investigador y presbítero Rodríguez Moure cuenta que el espectáculo se convirtió en número obligado en las fiestas no sólo de Valle Tabares, sino, además, de Las Mercedes, Valle Jiménez, San Benito, Geneto y Tegueste.

Por su parte, el antropólogo Alberto Galván Tudela señala que el origen de los barcos hay que situarlo en Garachico y Tegueste, estando relacionada la costumbre con una promesa al santo patrón por acabar con epidemias de peste y lograr la protección ante el mal.

Con las carreras de barcos, el hombre del campo de Valle Tabares hace realidad sus sueños aventureros, renaciendo el amor al mar que se ocultó en sus alma al no nacer más cerca de la costa y el espíritu pirata que le transmitieron sus antepasados. Con un gran ajijide comenzará la carrera de barcos en Valle Tabares, convirtiendo a los tranquilos labradores en inquietos capitanes que levantan en los caminos olas de polvo, entre las que, al toque del aguijón, las vacas marcan el rumbo hacia el éxito que hace felices a los apostantes.

En estas tradicionales carreras, como ha dicho el poeta Nijota, el barco no es movido por el aire, como se refleja en la siguiente copla: "No hay barco como el mío/pa bajíos y resacas,/pues el viento no lo mueve/sino mi yunta de vacas".

El prebendado Antonio Pereira Pacheco, refiriéndose a Tegueste, habla de que la costumbre de correr los barcos es antigua y que formaba el embeleso y reunión de los vecinos. "Si se quitaran los barcos ?añade?, cesaría sin duda la concurrencia a esta fiesta".

Carreras en el siglo XX

En una publicación de Horacio Melián Marrero se cuenta cómo eran las carreras a principios del siglo XX. Por la tarde, aparecía en el Lomo de las Casilla Cho Manuel al frente del barco de Los Campitos, desafiando a todos en los siguientes términos: "Prepárense que ya voy". Luego seguía el camino pasando por la era de la Casa Llano y El Hoyo, donde llevaba a cabo el cambio de yuntas y se le unía el barco de Valle Jiménez, capitaneado por Tío Cirilo. Ambos avanzaban por la finca de Cho Perico, encontrándose con el barco de El Toscal que llevaba Señor Diego. Una vez que alcanzaban la altura de El Sorribillo, tenía lugar la primera carrera, apostando que el primer barco que llegara a Lomo de los Bancos se comía las habas. De nuevo tenía lugar el cambio de yuntas de los barcos de Valle Jiménez y El Toscal y se continuaba por la finca de El Canario hasta llegar a Valle Tabares, donde se unía el barco de dicho barrio con Manuel Vito al frente.

Los cuatro barcos protagonizaban la segunda carrera hasta la iglesia de Valle Tabares, dando las tres vueltas de honor alrededor del templo. Cuenta Horacio Melián que "algunos corredores iban descalzos, sin chaqueta e incluso en algunos casos en calzoncillos para su mayor facilidad de movimientos".