La Palma
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Llanos de Aridane retira honores y distinciones a Franco y a Blas Pérez leer

Las rocas sumergidas frente al puerto de Tazacorte frenan su puesta en marcha

La Consejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias ha decidido, en base a una serie de informes técnicos, realizar un barrido para reducir el tamaño de los salientes o bajas, actualmente situados a unos 6 ó 7 metros de profundidad, para dar mayor seguridad a los barcos de más calado.
M. CHACÓN, Tazacorte
21/ago/03 19:18 PM
Edición impresa

La operatividad del puerto de Tazacorte continúa pendiente de que la Consejería de Infraestructuras, Transportes y Vivienda del Go-bierno de Canarias subsane algunos contratiempos derivados en-torno a la instalación marítima.

Según ha informado el viceconsejero de Infraestructura, Gregorio Guadalupe, tras consultar la opinión de algunos técnicos, así como la de los responsables de las compañías de transporte marítimo que se han interesado por operar en esta ensenada portuaria, se ha decidido poner en marcha una actuación con el objetivo de reducir el calado de una serie de rocas sumergidas o bajas que se sitúan justo en la zona de entrada al refugio, entre la boca del muelle y las bajas salientes de Las Gavaceras. Las mismas se encuentran a una profundidad de unos 6 ó 7 metros, y la intención de la Consejería es disminuir su tamaño para garantizar una mayor seguridad a los barcos que operen en el muelle.

Según explica Gregorio Guadalupe, en realidad, estas rocas no dificultan la operatividad de un barco que cuente con una calado de cuatro metros, como son los ferrys o los pequeños buques de carga, que son para los que actualmente está diseñado el puerto de Tazacorte. En cualquier caso, si el mar estuviera malo y uno de estos barcos se encontrara operando allí, posibilidad remota dado que en malas condiciones no se podría operar, tendría dificultades.

Por ello, con la intensión de te-ner una mayor seguridad, se realizará un barrido en el que se localicen todos los salientes para re- ducir su cota de altura, bajo superficie. En concreto, se pretende rebajar el tamaño de todos los sa-lientes rocosos, sobre todo para permitir de cara al futuro la operatividad de barcos de mayor calado.

A esta actuación se unirá el estudio de la batimetría del mar, que se está realizando con la finalidad de diseñar una actuación que me-jore las condiciones de operatividad de los buques dentro de la en-senada, así como un nuevo pro- yecto de ampliación del puerto que ya ha sido anunciado desde la Consejería, en el que, inicialmente, se pretende aumentar el muelle comercial unos 80 metros, para permitir el atraque de grandes cruceros turísticos y barcos de carga con mayor capacidad.