Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:

Novoa: "Los indios araguacos influyeron de forma crucial en la cultura guanche"

SÁBADO, 9 DE AGOSTO DE 2003 20:21
Edición impresa .

D. FUENTEFRÍA, Santa Cruz

El arqueólogo gallego Pablo Novoa, autor del libro aún inédito "Los araguaco-taínos: una cultura precolombina en las Islas Canarias", manifestó, en una entrevista concedida a este periódico, que estos indígenas de las Antillas Mayores llegaron, e incluso colonizaron, entre los siglos VII y X, algunos lugares de La Gomera, Tenerife y Gran Canaria.

La obra es el resultado de más de 20 años de labor investigadora comparativa de ambas culturas en aspectos como el lenguaje, la toponimia, los restos arqueológicos, las costumbres, los ritos fúnebres e, incluso, los rasgos consanguíneos de sus miembros, con la que el experto, que asegura huir de la polémica, pretende tan sólo "abrir una nueva puerta a la investigación del pasado canario". El libro reúne en 20 capítulos más de 250 fotografías que apoyan los argumentos del investigador, e incluye un diccionario con más de 600 topónimos indígenas que aparecen en el Archipiélago, Sudamérica y el Caribe, más un resumen de casi 100 palabras aborígenes con un mismo o muy similar significado.

Las fuentes para elaborar tan vasto trabajo, indicó, se basaron "en la consulta de mapas antiguos, referencias de trabajos elaborados por los cronistas de las Islas y más de veinte años de vida en Venezuela", aseguró. Novoa reforzó sus tesis señalando, primero, que todas las denominaciones de los dioses de los aborígenes canarios terminan en "-an", igual que las de los dioses araguacos (respectivamente Yorocán y Atamán, por ejemplo).

Navegación

Y segundo, que "la cultura taína desarrolló una navegación muy importante, como refleja Colón en sus crónicas, en las que menciona embarcaciones de 30 metros de largo, con capacidad para 150 pasajeros", indica Novoa. Estos indios "sí conocían la vela, pese a lo que comúnmente se cree -prosigue-, todo lo cual significa que, efectivamente, pudieron haber cubierto los 5.000 kilómetros que los separaban de Canarias". El investigador cree que los viajeros podrían haberse alimentado con tortas de cazaba y pescado. "Mi teoría es que llegaron primero a La Gomera, concretamente a la zona de Valle Gran Rey, y, de allí, atraídos por la inmensidad del Teide, se desplazaron a Tenerife". "El arqueólogo francés Bernau descubrió en esa zona un cierto porcentaje de individuos de baja talla (1,50 metros), con piernas cortas y arqueadas, condiciones que sólo reúne el aborigen americano taíno, y que coinciden con otros exhumados por mí en Venezuela", aseguró. "Estos restos aparecieron también, en menor medida, en Tenerife y Gran Canaria", añade.

Un dato más: "La trepanación también se practicaba en América, y probablemente también fue un rito importado" de esta cultura.

Novoa asegura que sólo se ha limitado "a juntar las piezas de un gran puzzle, en el que también caben cuestiones como la del lenguaje silbado", sobre la que reveló que "existe una zona de Centroamérica en la que todavía algunos grupos arahuacos practican un silbo muy similar al gomero", con lo cual éste "no es único en el mundo", aseveró. Además, "está escrito sobre este hecho que, en 1947, un misionero protestante dio a conocer a la Sociedad Lingüística de América la existencia de un lenguaje silbado, ya que había sido testigo de una transacción mediante esta forma de comunicación".

Y más coincidencias: "Los análisis del rasgo sanguíneo revelan que hay predominio del mismo tipo entre los restos canarios y los araguacos, y también en el Atlas marroquí", otro punto de influencia en los aborígenes canarios que se pone de manifiesto, por ejemplo, "en los petroglifos grabados por ambas culturas".

El folclore canario guarda también la impronta exterior, según el arqueólogo, en instrumentos como la maraca americana, de uso chamánico, de la que los cronistas mencionan, sobre Canarias, ciertos instrumentos similares. "La danza de las cintas tampoco vino de España, sino que se trata de una danza relacionada con el culto a la fertilidad, donde el palo simboliza el órgano masculino y las cintas el arco iris", arguyó.

También los ritos adivinatorios con humo eran tradición de los araguacos, afirmó, "y la momificación, que se ha querido comparar con la egipcia, tampoco tiene que ver, ya que en la que se practicaba en las Islas no se extraían las vísceras". "En la momificación arahuaca la desecación del cadáver se llevaba a cabo por exposición al sol y ahumamiento, igual que en Canarias", concluyó Pablo Novoa.

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: