Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

El mono FUGITIVO

Un primate africano lleva más de un mes viviendo en libertad incontrolada en el paraje orotavense de El Rincón. Este cercopiteco huido de la vivienda de un extranjero trae de cabeza al Seprona y a la Policía Local. Lo han visto en La Rosaleda y, por última vez, en la zona de San Diego.

RAÚL SÁNCHEZ, La Orotava
26/mar/03 18:36 PM
Edición impresa

David Carpenter es el nombre artístico de Domingo Codesido, un conocido vecino de La Orotava que en su juventud protagonizó varias películas de Tarzán. Domingo reside en una casa ubicada entre plantaciones de plataneras en el paraje orotavense de El Rincón. Como si la ficción cinematográfica se adueñara de la realidad, éste oasis agrícola del Valle también cuenta desde hace algo más de un mes con un primate fugitivo que bien podría acompañar al "rey de los monos" en sus aventuras de celuloide.

La particular "Chita" que anda suelta desde hace más de 30 días por El Rincón no es, afortunadamente, un chimpancé. Linda Timossi, la veterinaria del Loro Parque que se encarga del cuidado de los primates, cree, de acuerdo con la descripción dada por quienes lo han visto, que se trata de un cercopiteco: "Un mono de origen africano de entre 10 y 12 kilos de peso, de color marrón y con una gran cola".

Este periódico pudo hablar con algunos vecinos que han visto al animal. Todos coinciden en que está herido en una pata, en que tiene el tamaño de un perro mediano y en que sus colmillos imponen un razonable respeto. Aún así, algunos residentes en El Rincón lo han alimentado en varias ocasiones, "aunque ante la más mínima sospecha sale huyendo y no se le vuelve a ver".

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) está tras la pista del animal desde el primer momento. Los agentes se han desplazado al lugar en más de una decena de ocasiones, pero no han podido ni siquiera cercarlo. "Está en una zona muy favorable para él: rodeado de plataneras, árboles y paredes verticales", lamentan los agentes.

La veterinaria Linda Timossi relató ayer a EL DÍA que la mejor manera de atrapar al esquivo primate es acostumbrarlo a comer siempre en una misma zona, esconderse y esperar. Reconoce que es un procedimiento que requiere "suerte y mucha paciencia" y subraya que el uso de comida con tranquilizantes puede facilitar la tarea de atraparlo.

Otra opción sería el uso de dardos tranquilizantes, "que deben ser disparados por veterinarios". Los tres especialistas que trabajan en el Loro Parque, en Puerto de la Cruz, se encuentran alerta, a la espera de una llamada del Seprona que les haga desplazarse - si el trabajo en el recinto portuense lo permite - hasta el lugar donde esté el "fugitivo".

El mono no representa un peligro para los vecinos, pero Timossi advierte de que se trata de un animal muy ágil y con una fuerza "impresionante". Por lo que si se siente acosado, puede hacer daño.

Los que han intentado atraparlo reconocen que se trata de un "bicho muy listo, que no deja que nadie se le acerque demasiado".

Teniendo en cuenta la abundancia de plátanos, la esperanza de vida de los cercopitecos - superior a 20 años - y la astucia del protagonista, lo más probable es que aún falte tiempo para ver los títulos de crédito de esta película de monos que ya dura más de 30 días.