La Palma

La ampliación del dique de protección de la playa artificial del Puerto no funciona

La obra, que alargó la estructura unos 35 metros, tan sólo ha conseguido proteger la esquina de la playa más próxima al muelle viejo. Sin embargo, la arena se escapa ahora por la zona central de la playa, según se ha detectado tras el último temporal sufrido en este costa.

EL DÍA, Tazacorte
15/nov/02 19:56 PM
Edición impresa

Los trabajos de ampliación del dique de protección de la playa del Puerto de Tazacorte no han servido para evitar que el mar siga retirando la arena de la misma, tal y como se ha demostrado durante los últimos días con el mar de fondo de unos tres metros que se registró en el litoral del municipio y que azotó la playa volviendo a provocar daños, principalmente en su zona central.

Tanto el Ayuntamiento de Tazacorte, como los vecinos del barrio costero, temen que la barrera artificial situada al norte de la playa, ampliada 35 metros tras la última actuación, no será suficiente para impedir que el oleaje siga entrando con fuerza en la ensenada. Así, el alcalde de Tazacorte, Ángel Pablo Rodríguez Martín ha manifestado que "se está observando lo que ocurre en la zona para remitir los informes correspondientes a Costas".

A pesar de que por el momento no se ha concretado ninguna corrección, los vecinos del Puerto opinan que sería necesario dotar al dique de algunos metros más para evitar que se produzca el efecto de la marea en la playa. Con la actuación ejecutada, tan solo se ha conseguido proteger la esquina de la playa más próxima al muelle viejo. Sin embargo, la evacuación de la arena afecta ahora a la zona central de la playa, lo que podría verse incrementado con un temporal de mayor envergadura.

La obra realizada surgió como conclusión de un estudio elaborado por la Universidad de Cantabria sobre la problemática a la que se enfrentaba la protección de la avenida y la playa artificial. En el mismo, se reconocía que "el dique situado al norte no funcionaba correctamente, ya que era rebasable por el oleaje y no evita que desaparezca la playa". Ante tales circunstancias, Costas observó la necesidad de aumentar la estructura de protección, aproximadamente unos 35 metros, con la intención de buscar un equilibrio entre la distancia ideal al que debía ser ampliado el dique y la altura de tendría que tener para que no fuese superado por la marea.

En cuanto a la necesidad planteada por el Ayuntamiento Tazacorte para que se realizase un dique de protección sumergido, los técnicos de la Universidad no vieron la viabilidad del mismo.