Santa Cruz de Tenerife
CONFLICTO

Un contencioso territorial sumido en una tensa espera


EL DÍA, S/C de Tenerife
3/jun/02 0:26 AM
Edición impresa

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió el pasado 30 de abril prolongar su misión en el Sáhara Occidental durante otros tres meses porque sus miembros no se pusieron de acuerdo en la solución para la ex colonia española, que podría ser la integración con autonomía en Marruecos, la celebración de un referéndum o la partición en dos partes: una que controle el país alauí y otra el Frente Polisario.

La extensión de entre tres semanas y seis meses del mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) se produjo ante la fuerte división del Consejo de Seguridad.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ya había pedido en febrero al Consejo que optara entre las tres soluciones o reconociera su fracaso y se retirara del territorio, una opción que rechazaron inmediatamente sus componentes.

EE.UU, Francia y el Reino Unido han propuesto que el conflicto se resuelva mediante la autonomía. Una opción a la que se opone China que, al igual que España, rechaza esta posibilidad y apuesta por un arreglo "duradero" que logre estabilidad en la zona.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, aseguró en aquel momento que España no ha variado en los últimos 27 años su posición. Una postura que ha agravado la crisis diplomática con Marruecos.

Marruecos rechaza de plano la partición del territorio, como expresó el ministro de Exteriores, Mohamed Benaisa, que señaló entonces que esa propuesta perpetuaría el conflicto y podría desembocar en una guerra civil. Las autoridades del país vecino abogan por una autonomía que no contemple la independencia de la antigua colonia. El Frente Polisario, por su parte, exige el referéndum y rechaza la autonomía y la partición.