Santa Cruz de Tenerife

"La visita fue para molestar"

Un comunicado oficial de Marruecos aseguró ayer que la delegación de las Islas llegó a El Aaiún para "molestar a las autoridades marroquíes y a la Minurso" y que formaban parte de ella "miembros conocidos por su hostilidad" hacia el país, por lo que fue "invitada" a regresar a España.

EFE, Rabat
3/jun/02 0:26 AM
Edición impresa

La delegación canaria expulsada el pasado sábado de El Aaiún, la capital administrativa del Sáhara Occidental, había llegado "para molestar a las autoridades marroquíes y a la representación de la ONU en el territorio", según un comunicado oficial.

La delegación, "cuyos miembros son conocidos por su hostilidad hacia Marruecos", agrega el comunicado, fue invitada a regresar a su país y a "respetar las normas para la organización de visitas a través de las vías diplomáticas".

La delegación estaba encabezada por Carmelo Ramírez, coordinador de los comités de apoyo al Frente Polisario en Canarias, indica la nota, que añadió que el presidente del grupo parlamentario español de apoyo al Polisario, Txomin Aurrekoetxea, también formaba parte del grupo.

La expedición, formada por representantes políticos e institucionales y periodistas, había viajado a El Aaiún desde Gran Canaria para comprobar la evolución del plan de paz del Sahara Occidental.

Trámites

Sin embargo, tras llegar al aeropuerto fue instada a regresar con el argumento de que no había cumplido los trámites precisos para realizar la visita.

Ramírez, portavoz de la expedición, sostuvo que se habían llevado a cabo todos los trámites para visitar la zona y atribuyó la expulsión al deseo de Marruecos de obstaculizar el plan de paz.

En este sentido, recordaron a su llegada a Las Palmas el mismo sábado que se habían concertado citas con el gobernador de El Aaiún y el de Esmara, así como con representantes de la Minurso.

Un extremo que también fue confirmado por el portavoz del Gobierno de Canarias, Pedro Quevedo, quien aseguró asimismo que tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores español como la embajada de España en Marruecos estaban al tanto del viaje y de los detalles del mismo.

La situación en el aeropuerto llegó a ser muy tensa y se produjo algún forcejeo entre los marroquíes y la delegación isleña. Incluso, tal y como señaló el diputado vasco Txomin Aurrekoetxea, también integrante de la delegación, se pensó en realizar sobre la misma pista del aeropuerto una huelga de hambre.