Santa Cruz de Tenerife

La fuente de la Pila en la plaza de Candelaria


19/mar/02 21:59 PM
Edición impresa

La pila de la plaza de Candelaria data del siglo XVIII, en cuyos orígenes ocupó el centro principal de la población de la Capital, otorgando a la primitiva plaza del Castillo de San Cristóbal el sobrenombre de plaza de la Pila, espacio que en un principio era una simple explanada rectangular, de tierra, rodeada de casas de una sola planta que pertenecían a los vecinos más influyentes de la Villa, según consta en un estudio al respecto editado por el Ayuntamiento.

Ese entorno constituía un lugar de uso variado, como lugar de abastecimiento de agua, lectura de los pregones, establecimiento de actividades comerciales, así como para la realización de revistas militares de las tropas establecidas en el Castillo. Se trató de un intento de plaza mayor de la Capital.

El desarrollo comercial del puerto y el traslado a esta plaza de la Comandancia de Marina en 1784 dieron una mayor significación al lugar recibiendo, en consecuencia, un tratamiento diferenciado dentro de la Capital.

La fuente de la Pila no siempre estuvo emplazada en este lugar, ya que fue trasladada en 1813 al castillo de San Cristóbal y en 1973 se tiene noticias de su localización en la Villa Benítez, hasta ser reintegrada a su lugar original en la plaza de Candelaria, donde puede ser contemplada en la actualidad.

Formada por dos piezas

Está formada por dos piezas: la pila o taza, de forma cóncava y labrada en basalto traído desde Las Palmas, con decoración de gallones, falsos mensulones y cuatro mascarones simulando rostros de los que cae el agua; y el pilar, de fuste liso decorado sencillamente por dos boceles, uno en la parte baja junto a la base, y otro en la parte superior, en contacto con la taza.

En una descripción hecha por Viera y Clavijo en el siglo XVIII el historiador cuenta que "en la plazuela a que hace frente el castillo de San Cristóbal, hay un gran Triunfo de mármol de Carrara, que representa la aparición de la Virgen de Candelaria a los guanches: otra excelente cruz de la misma piedra, y una buena fuente para abasto del público".

Las fuentes de piedra, cóncavas, son uno de los elementos más significativos de las plazas canarias del siglo XVI y XVII y surgen ligadas al abastecimiento de agua, función que mantienen hasta bien entrado el siglo XIX, cuando nacen las redes de distribución de agua. Esto ha hecho muy populares en diferentes poblaciones de la Isla los espacios conocidos como plazas de la Pila.